Laura Fàbregas

La huelga y el tabú

Todos los derechos y libertades han de tener su límite en los derechos y libertades de los demás. Incluso en el caso de los llamados derechos prevalentes, que deberían ser muy excepcionales y limitados al derecho a la vida. Pero no suele ser así. Por tabú.

Opinión

La huelga y el tabú
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Todos los derechos y libertades han de tener su límite en los derechos y libertades de los demás. Incluso en el caso de los llamados derechos prevalentes, que deberían ser muy excepcionales y limitados al derecho a la vida. Pero no suele ser así. Por tabú.

¿Es prevalente el derecho de huelga de una parte, un grupo muy específico y limitado de trabajadores, sobre al derecho a la libre circulación de un todo, conformado por millares de ciudadanos en el momento más inoportuno para ellos? No. Más bien al contrario. De existir un derecho prevalente, en este caso sería, sin lugar a dudas, el de la libertad de circulación de la mayoría.

Sin embargo, seguimos tolerando que la minoría use a la mayoría como rehén para chantajear a empresas públicas y privadas en beneficio propio. Nadie hace nada. O más exactamente, nadie se atreve a hacer nada. Y la clase política menos que nadie.

Es el tabú. El tabú a meterse con los sindicatos. Pero es también el tabú a la ideología de género, a memorizar los crímenes chequistas o a abordar la reforma de la función pública. Es el tabú que no cesa.

Más de este autor

Monedero y el pueblo

«Ya sabemos que el hombre, en masa, es más parecido a un chimpancé que a un ser racional»

Opinión

Más en El Subjetivo

Guillermo Garabito

España de vacaciones

«Es agosto y que Pedro Sánchez se haya ido de vacaciones, acogiéndose a esta sacrosanta tradición nuestra de que pase lo que pase habrá verano, es una cosa que me resulta estupenda contra lo que, sorprendentemente, le ha parecido a todos los demás; incluso con oleada de rebrotes y todo»

Opinión

Víctor de la Serna

De aquella bronca a una buena colaboración

«En cierto modo Kamala Harris es una versión femenina de Barack Obama: familia burguesa de alto nivel cultural, su negritud es relativa ya que es hija de profesores universitarios extranjeros, india y negro, sin antecedentes dentro de la población descendiente de los esclavos»

Opinión