Ferran Caballero

La justicia es ciega, la solidaridad no

Quizás lo hayan visto ya. Si no lo han hecho, no lo hagan. Ya se lo explico yo. Es un vídeo que corre de hace unos días por twitter y que muestra como una mendicante y su hijo son vejados por un presunto refugiado sirio. Ella sostiene un cartel que reza <em>Familia siria. SOS</em>. Pero, como descubre en seguida este justiciero, eso es publicidad engañosa. La madre y su hijo son rumanos y están abusando de la simpatía que despiertan los refugiados para arañar algo de nuestra caridad. Lo entiende muy bien ella y lo entiende muy bien el justiciero que se cree con el derecho, incluso con la obligación!, de despojarla del único documento que los acredita como dignos de nuestra solidaridad; no es lo mismo un refugiado que un inmigrante. O, dicho de otro modo, tenemos inmigrantes de primera y de segunda.

Opinión Actualizado:

La justicia es ciega, la solidaridad no
Ferran Caballero

Ferran Caballero

Profesor de filosofía y autor del libro "Maquiavelo para el s.XXI". "Tot ve que cau"

Quizás lo hayan visto ya. Si no lo han hecho, no lo hagan. Ya se lo explico yo. Es un vídeo que corre de hace unos días por twitter y que muestra como una mendicante y su hijo son vejados por un presunto refugiado sirio. Ella sostiene un cartel que reza Familia siria. SOS. Pero, como descubre en seguida este justiciero, eso es publicidad engañosa. La madre y su hijo son rumanos y están abusando de la simpatía que despiertan los refugiados para arañar algo de nuestra caridad. Lo entiende muy bien ella y lo entiende muy bien el justiciero que se cree con el derecho, incluso con la obligación!, de despojarla del único documento que los acredita como dignos de nuestra solidaridad; no es lo mismo un refugiado que un inmigrante. O, dicho de otro modo, tenemos inmigrantes de primera y de segunda.

Por eso se manifestaban el otro día en favor de acoger a los refugiados algunos de los que no hace tanto se reían de los ingenuos que pedían Papeles para todos. Porque ahora el muerto se lo podían cargar a Europa. Porque, como explicaba Gustavo Bueno, la solidaridad es siempre dialéctica; es siempre la solidaridad de un grupo frente a otros grupos. Y por ese mismo motivo, el justiciero sirio no es el único que lucha por reservarse la exclusiva del estatus de víctima ni la legítima violencia que lo acompaña en nombre de la autodefensa.

Así que, si no han visto el vídeo, no lo vean. Porque si verlo es solidarizarse con el refugiado sirio, verlo es también participar de la humillación pública de esta pobre mujer y su hijo. Como lo es ver las palizas a sus compañeros que algunos adolescentes graban con sus móviles y cuelgan en Internet para perpetuar la agresión y maximizar la humillación pública. No los vean, digo, porque verlos es vejarlos.

Más de este autor

Migas y espinas

«Prefiero seguir multiplicando las riquezas antes que contentarnos repartiendo miserias y creo que ese capitalismo que tanto disgusta al Papa es el mejor camino de retorno al paraíso que ha encontrado el hombre»

Opinión

Salvar al soldado Emmanuel

«Antes de ver a Macron tan enfadado yo pensaba también que la vacuna iba de salvarnos a nosotros. A los que necesitamos que nos salven»

Opinión

Más en El Subjetivo

Anna Grau

Manrique, Ache, Giró: tres víctimas del Procés

«Solo en la Cataluña del «procés» es posible que un hombre catalanísimo pero de orden como Giró, amante del poder discreto y bien entendido, que deplora toda estridencia, haya acabado inmerso en la vorágine, es más, viéndola normal»

Opinión

Marcos Ondarra

Medallas contra Vox

«No he visto a ningún perfil público de Vox lamentarse por la medalla de Peleteiro, pero sí a muchos triangulitos rojos que no han celebrado una victoria española en su vida, Hulio, utilizar el triunfo para intentar vendernos sus monomanías»

Opinión