Ricardo Dudda

La libertad de ser uno mismo

Enrique Krauze dice que la libertad es como el aire, solo la percibimos verdaderamente cuando falta. Se nos olvida que respiramos y se nos olvida que somos libres. Por eso, de vez en cuando, hay que realizar recordatorios. Uno de los más expresivos es el Orgullo Gay.

Opinión

La libertad de ser uno mismo
Ricardo Dudda

Ricardo Dudda

Periodista y miembro de la redacción de Letras Libres, columnista en El País y autor de "La verdad de la tribu". La corrección política y sus enemigos.

Enrique Krauze dice que la libertad es como el aire, solo la percibimos verdaderamente cuando falta. Se nos olvida que respiramos y se nos olvida que somos libres. Por eso, de vez en cuando, hay que realizar recordatorios. Uno de los más expresivos es el Orgullo Gay. Es una celebración de la libertad, quizá la más sincera e importante porque tiene que ver con la identidad individual y la aceptación social de uno mismo. España es el país del mundo que más tolera la homosexualidad (un 88%). Es pionero en el matrimonio homosexual, y uno de los destinos preferentes de muchos refugiados LGBTIQ. Esto no debería dar lugar a la complacencia. Son necesarios todavía muchos avances sociales, que tienen más que ver con la aceptación social y la normalización que con añadir letras a unas siglas; especialmente de transexuales, pero también de homosexuales en zonas rurales, por ejemplo.

Por eso la idea de un orgullo crítico, que organiza un sector del colectivo LGBTIQ anticapitalista que denuncia la mercantilización y la “neoliberalización” del Orgullo, está desenfocada: todavía hay mucho que hacer en un plano inferior. Voy a recurrir a la evidencia anecdótica: conozco dos homosexuales que han crecido en pueblos y que todavía no pueden expresarse con libertad en su entorno, y sus familias no aceptan su identidad del todo. Un orgullo viral, mercantilizado, usado por las empresas, publicitado hasta la saciedad, es la mejor manera de normalizar la homosexualidad. ¿Que una empresa se ha “apropiado” de un movimiento de liberación sexual? ¡Fantástico! ¿O es que preferimos el romanticismo de la disidencia y la persecución? Eso solo puede pensarlo quien no la ha sufrido. Hay neonazis que dan palizas a homosexuales, y ser transexual es todavía dificilísimo. Las iniciativas como el orgullo crítico solo buscan la sofisticación y el narcisismo ideológico más que la efectividad. La libertad es mucho más importante, y quizá es más gris de lo que nos pensamos.

Más de este autor

Tres conexiones americanas

«La obsesión antiamericana es una parte indisoluble de la identidad francesa, que según muchos agoreros está siempre asediada y en peligro por las fuerzas de la globalización, el inglés, Europa y la influencia corrosiva de Hollywood»

Opinión

Traduciendo a Ignacio Sánchez-Cuenca

«El politólogo rescata algunos de los argumentos que ha defendido en los últimos años sobre el proceso independentista catalán. Esto es un intento de traducción de algunos de sus fragmentos»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge Dioni López

El patán

«Lo peor es que te digan que ir por ahí insultando o ridiculizando es guerra cultural o romper un tabú de lo políticamente correcto»

Opinión

Beatriz Manjón

Vivir para no contarlo

«Contemplar el mundo sin más propósito es el modo más fiable de aprehenderlo; lo demás es un conocer a medias, con un ojo puesto en lo real y otro en lo virtual»

Opinión