Carlos Mayoral

La literatura pierde a un gigante

Se va un gigante de la literatura porque todas estas certezas las escondía bajo una amabilidad y una sonrisa poco comunes en personajes de semejante talla. Descanse en paz. 

Opinión

La literatura pierde a un gigante
Foto: Feria del Libro Guadalajara
Carlos Mayoral

Carlos Mayoral

Un sustantivo: juntaletras; y tres adjetivos: solotildista, machadiano, puntoycomista.

Se ha ido un gigante. Cuando tratabas con él, era ésa la sensación que quedaba. Y probablemente no fuese porque legara un catálogo extraordinario, ni tampoco porque supieras que esas pupilas han telegrafiado la intimidad de García Márquez o de Marsé. Probablemente no fuese porque ese tono pausado había contribuido a que saliera adelante uno de los buques de nuestro océano editorial, ni tampoco porque fueras consciente de que ninguna excelencia literaria a este lado del Atlántico o al otro tendría que pasar, necesariamente, bajo la mirada atenta de Claudio López. Se va un gigante de la literatura porque todas estas certezas las escondía bajo una amabilidad y una sonrisa poco comunes en personajes de semejante talla. Descanse en paz.

Más de este autor

Cervantino Brines

«Sin duda la cara más luminosa de Brines es la que se ve reflejada en Cernuda, la que ansía una carne joven que ya no volverá»

Opinión

Vuelve Chaves Nogales

«El caso de Chaves Nogales es, de todos cuantos se han revitalizado en la contemporaneidad, el más flagrante. Por suerte, a estos esfuerzos por sacarlo del pozo del siglo de las guerras se unen ahora sus «Obras Completas», editadas y publicadas por Libros del Asteroide»

Opinión

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

La invención del cine

«Lo que los Lumière inventaron y lo que echamos de menos ahora no son solo las películas, sino esa especie de rito laico e individual que, en cambio, funciona en conjunto, o funciona también en conjunto»

Opinión