Laura Fàbregas

La maldad

Filmin ha estrenado recientemente El crimen de Liverpool, una serie de cuatro capítulos basada en el asesinato en 2007 del niño Rhys Jones y que tanto conmocionó al Reino Unido. La producción narra la investigación policial que condujo a los miembros de una pandilla de amigos y a algunas de sus familias a la cárcel. 

Opinión

La maldad
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Filmin ha estrenado recientemente El crimen de Liverpool, una serie de cuatro capítulos basada en el asesinato en 2007 del niño Rhys Jones y que tanto conmocionó al Reino Unido. La producción narra la investigación policial que condujo a los miembros de una pandilla de amigos y a algunas de sus familias a la cárcel.

Viendo la docu-serie es imposible no percatarse de que la maldad tiene muchas caras, y una de ellas es la cobardía y la ignorancia. La presión del entorno es la que hace que para algunos de los protagonistas sea peor ser tildados de chivatos que hacer justicia con ese niño inocente al que le han arrebatado la vida.

Mucha de esta maldad que visualiza el filme tiene su origen en familias desestructuradas y miserables que reaccionan a los acontecimientos como animalillos miedosos, que buscan la superviviencia de forma instintiva. Es decir, sin usar la razón ni la empatía. Sin llegar a esa máxima kantiana —y cristiana— que es tratar a a cada ser humano como un fin. O, lo que es lo mismo, poniéndose en su lugar.

Desconozco lo duro que debe ser para un chico adolescente oponerse a las amenazas de un grupo de matones. Tampoco conozco las revoluciones a las que puede ir el corazón de unos padres a los que le han matado un hijo para no tomarse la justicia por su mano…

En estos dos casos, no obstante, se puede elegir hacer el bien y no arrastrarse por los instintos primarios de la cobardía y la venganza. Eso debe ser la civilización y el progreso: mitigar la maldad.

Más de este autor

Piedad frente a indulto

«Muchos somos defensores de la piedad. Pero para el perdón, es decir, el indulto, debe haber arrepentimiento previo»

Opinión

La Diada de los «oprimidos»

«Cuando escribo estas líneas todavía no sé cuántos catalanes se verán abocados a salir a la calle creyendo que la opresión del Estado es peor que el virus. Pero me temo que después de años de borrachera, llega la resaca»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jordi Amat

Fracaso institucional

«Es inimaginable que en España puede replicarse una dinámica cuyo propósito sea la colaboración crítica y constructiva entre las distintas administraciones»

Opinión