Roberto Herrscher

La marihuana y la memoria

Dice un viejo chiste que aquellos que recuerdan bien los años sesenta es que no los vivieron. Quiere decir, claro, que vivir a tope la época del sexo, las drogas, el rock and roll, el desenfreno de los sentidos, el no pensar en el mañana… lleva indefectiblemente a no acordarse del ayer. Las borracheras se recuerdan borrosas. O no se recuerdan. Y cuando de una juventud disoluta se pasa a una madurez ordenada, seria y aburrida, hay más de una razón para no querer acordarse.

Opinión

La marihuana y la memoria
Roberto Herrscher

Roberto Herrscher

Periodista, licenciado en sociología y profesor universitario. Master en Periodismo por la Universidad de Columbia y posgrado del Instituto para el Desarrollo de Periodismo Internacional de Berlín (IIJB), reside en Barcelona, donde dirige el Master de Periodismo BCNY.

Dice un viejo chiste que aquellos que recuerdan bien los años sesenta es que no los vivieron. Quiere decir, claro, que vivir a tope la época del sexo, las drogas, el rock and roll, el desenfreno de los sentidos, el no pensar en el mañana… lleva indefectiblemente a no acordarse del ayer. Las borracheras se recuerdan borrosas. O no se recuerdan. Y cuando de una juventud disoluta se pasa a una madurez ordenada, seria y aburrida, hay más de una razón para no querer acordarse.

Primero, para muchos el recuerdo de los sueños del ayer y su comparación con el hoy, que puede ser gris y monótono, puede ser doloroso. Quién nos quita lo bailado, sí, pero para tantos que conozco, estar todo el tiempo recordando lo bailado en medio de una vida sin baile es una recriminación constante: como si el yo joven le viviera echando en cara sus cobardías, debilidades y cerrazones al yo mayor.

Pero por otro lado, lo vivido entre nubes de alcohol, marihuana u otro tipo de estimulantes del cuerpo, de la mente y del espíritu se recuerda borroso, y muchas veces se prefiere recordar mal, recordar distinto, no recordar.

Por eso me llama la atención esta noticia. ¿Realmente puede tener valor científico lo que recuerdan los chicos y chicas que dicen fumarse uno o más porros al día? ¿De qué se acuerdan? ¿De qué se pueden o se quieren acordar?

La memoria es una construcción. Y lo que se construye, para bien y para mal, con gozo y también con melancolía, cuando uno no para de fumar esa hierba entre dulce y ácida, es una construcción de humo. Un castillo hecho de humo.

Puede ser que, según esta encuesta federal, ya en Estados Unidos sean más los que fuman marihuana que los que fuman tabaco. Pero yo no confiaría en la exactitud de las respuestas de quienes contestan entre miradas perdidas y risitas.

Más de este autor

Roger Moore y los actores de nuestra vida

Uno no elige a su agente 007. Es el que le toca a su generación. La generación de mi padre creció con el James Bond del elegante y desacomplejado Sean Connery. La de mi hijo, con el complejo, traumatizado, posmoderno Daniel Craig.

Opinión

Treinta mil

Te queman la casa. Te tiran el auto al mar. Te roban todo lo que tienes. Esconden los documentos. Te niegan la información del catastro, de tu situación laboral y fiscal. Y te hacen responsable de decir exactamente cuánto valía lo que te robaron, lo que te destruyeron, lo que te escondieron. Y si das un número aproximado, te acusan de no decir con exactitud cuánto fue. “Está diciendo más; es que quiere ganar plata con esto. Calcula en su beneficio”.

Opinión

Más en El Subjetivo

Gregorio Luri

Acting white

«Ni el libro, ni el conocimiento, ni la evaluación son residuos del etnocentrismo blanco. Tampoco el multiculturalismo por sí mismo favorece la convivencia»

Opinión