Daniel Capó

La mirada del alma

Se diría que los ruiseñores han inspirado el canto de las musas de un modo en que no lo han hecho los áridos paisajes lunares. Si la filósofa Simone Weil escribió aquello tan exacto de que la auténtica belleza reside en las flores y las estrellas –esto es, “en lo infinitamente débil o en lo infinitamente lejano”–, George Steiner lamentará que las distintas misiones espaciales del Apolo no hayan merecido un solo verso inmortal. La degradación de la diosa griega Selene  a la mera categoría de satélite nos recuerda que el arte depende del misterio. O, si lo prefieren, se sustancia en una realidad velada por la ficción y por el secreto de las sombras. En sus sermones milaneses del siglo IV, San Ambrosio recomendaba contemplar la Luna no con los ojos del cuerpo sino con la luz penetrante del alma. Pienso que, en este sentido, la mirada del creyente no es muy distinta a la del artista que descifra lo sagrado y lo ignoto. 

Opinión

La mirada del alma
Daniel Capó

Daniel Capó

De la biografía me interesan los espacios habitables. Creo en las virtudes imperfectas y en la civilizada inteligencia de la moderación

Se diría que los ruiseñores han inspirado el canto de las musas de un modo en que no lo han hecho los áridos paisajes lunares. Si la filósofa Simone Weil escribió aquello tan exacto de que la auténtica belleza reside en las flores y las estrellas –esto es, “en lo infinitamente débil o en lo infinitamente lejano”–, George Steiner lamentará que las distintas misiones espaciales del Apolo no hayan merecido un solo verso inmortal. La degradación de la diosa griega Selene  a la mera categoría de satélite nos recuerda que el arte depende del misterio. O, si lo prefieren, se sustancia en una realidad velada por la ficción y por el secreto de las sombras. En sus sermones milaneses del siglo IV, San Ambrosio recomendaba contemplar la Luna no con los ojos del cuerpo sino con la luz penetrante del alma. Pienso que, en este sentido, la mirada del creyente no es muy distinta a la del artista que descifra lo sagrado y lo ignoto. 

En un mundo definido por el desencanto, la aventura del espacio nos retrotrae al tiempo de los pioneros. En el siglo XX, John Glenn fue uno de estos hombres: el primer Gagarin estadounidense que orbitó alrededor de la Tierra y preparó el camino para la conquista de la Luna. Sin el canto de los poetas, su épica pertenece ya sólo a la imagen, que refleja las inconmensurables distancias del cosmos. Murió el jueves a los 95 años como uno de los últimos héroes americanos; algo más que una nota a pie de página en la larga historia de la ciencia. Junto a los de Gagarin, sus ojos fueron los que contemplaron por primera vez la delicada corteza de un pequeño planeta azul perdido en los arrabales de la Vía Láctea. Ese planeta, la Tierra, que se empeña –a veces contra toda evidencia– en escribir una gramática de la creación con el soplo de la belleza, el coraje, el amor y la bondad.

Contexto

    Más de este autor

    Ni rastro de sus huellas

    «Nuestro problema no es el virus, sino la respuesta que le damos: la solidez de las instituciones, la calidad de nuestras políticas, la fortaleza de las cuentas públicas y de la industria»

    Opinión

    Merkel al mando

    «Cerca del retiro, Merkel se ha decidido a dar un paso adelante y apostar por una respuesta más keynesiana. ¿Le mueve el miedo o un análisis distinto de la coyuntura europea? ¿Tiene que ver con el hecho de no presentarse a la reelección? A saber. Pero Merkel no ignora que, sin el liderazgo de Alemania, no hay Unión y que tampoco puede haberla con algunos de sus países en quiebra»

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Joaquín Jesús Sánchez

    Los lloricas

    «Seguro que ahora, el buen timonel de la transición estará apenado, sentado en la casa opulenta de algún amigacho, pensando en que los «menores de 40 años solo lo recordarán como el de Corinna, el del elefante y el del maletín». Podría ser peor, majestad, pero es que no nos dejan»

    Opinión

    Cristina Casabón

    Contra la tiranía identitaria, humor

    «El humor es lo contrario a la cultura de la indignación, o cancel culture; si nos preocupáramos menos por nuestras identidades o por estar creando universos morales, podríamos ser más libres y escépticos. ‘Woke’ es un libro de humor unido a una ironía feroz sobre el mundo identitario»

    Opinión