Víctor de la Serna

La muerte de la Constitución

“'La Justicia no basta', ha pronunciado Sánchez, y todos hemos entendido lo que quería decir: 'La Justicia sobra'”

Opinión

La muerte de la Constitución
Foto: Alberto Estevez
Víctor de la Serna

Víctor de la Serna

Periodista generalista a la antigua usanza, ha acabado especializándose en comunicación, cocina, vinos, baloncesto y las calles de Madrid.

La celeridad de Pedro Sánchez tras su trabajada confirmación parlamentaria ha sido fulminante, dejando atrás hasta a Quim Torra: él es ahora el que exige poner ya en marcha la mesa de negociación sobre la que va a colocar todos los regalos para Cataluña, desde las selecciones deportivas nacionales hasta la transferencia de prácticamente todo. Ello, tras aceptar la burla de una recepción como si fuese el presidente de Turkmenistán en visita oficial a la República de Cataluña y aceptar como anfitrión igualmente presidencial a un ciudadano de a pie, inhabilitado por los más altos tribunales de España y de Cataluña.​

“La Justicia no basta”, ha pronunciado Sánchez, y todos hemos entendido lo que quería decir: “La Justicia sobra”. Así, en un ratito en Barcelona, Sánchez ha liquidado el régimen nacido en 1978 y con él su Constitución.​

Hay que reconocer que esto no parece mero chalaneo para seguir asegurándose los votos separatistas en el Congreso de los Diputados. La escena de este jueves, digna del teatro del absurdo, de llevar la firma de Ionesco o de Arrabal, demuestra una clara intención política. Sánchez solo rechaza por ahora la palabra “independencia”, pero acepta todo lo demás. Queda preguntarse si de verdad van a tener mucho interés los catalanes, por ejemplo los de ERC, que son favoritos de las próximas elecciones regionales, en insistir en su referéndum. Tendrán su país y luego lo tendrán los vascos. Y evidentemente a Sánchez, el lejano y fabulador Sánchez, no parece preocuparle mucho lo que opine el resto de los ciudadanos, incluidos los millones de catalanes y vascos que rechazan esta partición de facto —recuerden, de iure ya no hay nada— de España.​

Las fuerzas de la extrema izquierda han demostrado sus intenciones y su control, como con el Frente Popular. Si agregamos los diferentes proyectos sociales y económicos anunciados para el resto del país, se anuncia un caos que promete un desenlace venezolano o algo así.​

Si esto no basta para que la sensata idea de Inés Arrimadas, incluida la recuperación como candidatos electorales en España Suma de figuras procedentes del centro-izquierda constitucionalista, llegue a hacerse realidad, es difícil imaginar que el golpe de Estado iniciado por el propio presidente del Gobierno pueda ser contrarrestado en las urnas y que algo del régimen democrático pueda ser restaurado.​

Más de este autor

Los profesionales vuelven a Washington

«Lo que desde la Unión Europea podemos desear es ser socios y aliados auténticos de nuevo, sin guerra de aranceles, y podamos enfrentar juntos los planes de rusos, chinos –e incordios como los turcos-, que han avanzado mucho sus posiciones»

Opinión

El último divorcio de Trump

«Y se dirá que Murdoch –de muy avanzada edad, por cierto– volverá al rebaño, para defender en 2024 a Trump o a los varios colaboradores suyos que han fichado por Fox. Pero Trump va a necesitar ayuda ahora, en el inmediato futuro, con juicios y revelaciones»

Opinión

Más en El Subjetivo

José María de Areilza

The Algorithm fights back

«The most seasoned technologists warn, in any case, that a digital future will have to be tackled from within an Internet different from the one we know; a fragmented or broken net, known in English as ‘splinternet'»

Zibaldone

David Mejía

Galdácano’s Landscapes

‘Because that is the question: if Bildu is not HB, why do they insist on looking like they are? Why not expel Sortu from the coalition and name a true man of peace, who condemns violence in no uncertain terms?’

Opinión