Ricardo Dudda

La Navidad como guerra cultural

Christopher Hitchens, gruñón-in chief del liberalismo, decía que la Navidad es lo más cercano a vivir en la “atmósfera de un Estado de partido único”. “Como en las repúblicas bananeras, lo terrible y siniestro es que la propaganda oficial es ineludible

Opinión

La Navidad como guerra cultural
Foto: Wesley Tingley
Ricardo Dudda

Ricardo Dudda

Periodista y miembro de la redacción de Letras Libres, columnista en El País y autor de "La verdad de la tribu". La corrección política y sus enemigos.

Christopher Hitchens, gruñón-in chief del liberalismo, decía que la Navidad es lo más cercano a vivir en la “atmósfera de un Estado de partido único”. “Como en las repúblicas bananeras, lo terrible y siniestro es que la propaganda oficial es ineludible. Vas a una estación de tren o un aeropuerto, y la imagen y la música del Querido Líder están por todas partes. Vas a un lugar más íntimo, como una consulta médica o un restaurante, y vuelven las melodías metálicas, ululantes, enloquecedoras y repetitivas.” Quizá exagera, pero tiene un punto de razón cuando critica la generosidad forzada. Hay una ilusión de unanimidad que convierte al crítico en disidente o misántropo. Como muchas fiestas, se defiende más por la tradición que por el contenido. Sin embargo, es una guerra cultural que le encanta a la derecha: desde la “guerra contra la Navidad” a los aspavientos contra los Reyes de Carmena, la derecha disfruta protegiendo una falsa pureza de la Navidad, como si el abeto y el Papá Noel vinieran del huerto de Getsemaní. Los niños que hoy saludan a Pocoyó en la cabalgata de Reyes lo reivindicarán dentro de 50 años como la tradición.

La Navidad es una fiesta kitsch, sentimental y excesiva. Pero es posible escapar de ella. Solo hay que comprar los regalos por Amazon, evitar las zonas céntricas de las ciudades, no ver la tele y aprovisionarse de polvorones y dulces, quizá lo mejor de las fiestas, cuando empiezan a llegar a los supermercados a finales de noviembre. En lo que respecta a las reuniones familiares poco se puede hacer: quizá lo más sensato es dejar que los demás hablen de Cataluña y Puigdemont y dedicarse a comer langostinos. 

Más de este autor

Penitencia blanca

«Nada gusta más a un progresista blanco estadounidense que sentirse culpable. Al sentirse culpable, puede expiarse, normalmente en público»

Opinión

Echenique y Escrivá

«El verdadero logro es de José Luis Escrivá, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que desde el principio fue consciente de la necesidad de que la medida aguantara, que no fuera exclusivamente una medida de propaganda y una carta de presentación del Gobierno»

Opinión

Más en El Subjetivo

Javier Borràs

El 5G y el próximo coronavirus

Ya casi nadie se acuerda de él. El 5G había llenado portadas internacionales el año pasado y era “el gran tema del futuro”, hasta que el futuro nos golpeó en las narices en forma de coronavirus. Ante la emboscada de la naturaleza, nuestros antiguos debates sobre el 5G parecían discusiones sobre el sexo de los […]

Zibaldone