Eugenio Fouz

La patria de los oscuros

Seguramente sea culpa mía que veo cosas donde no las hay. Ya ve. Mi primera impresión al ver la fotografía de los tres hombres eufóricos con los brazos en alto fue el recuerdo de un cuadro. Pensé por un momento que el autor de la fotografía había sentido la llamada del objetivo de que ¡ojo! allí aleteaba una bandera. Caprichoso de mí, que se me figuraron los colores de la enseña gala. Los azules y los rojos de las camisas representaban el azul y el rojo de la bandera francesa. Los fugitivos de la imagen surgían de la noche como tres franjas de luz verticales. Estos tres caminantes simbolizaban el heroísmo de una escapada. La frontera natural que separa la nueva vida de la vida pasada es, si lo alcanzan, el mar. Esta otra, artificial, la han superado ya.

Opinión

La patria de los oscuros
Eugenio Fouz

Eugenio Fouz

Netizen poet & blogger; profesor de Inglés. Soy twitter-adicto.

Seguramente sea culpa mía que veo cosas donde no las hay. Ya ve. Mi primera impresión al ver la fotografía de los tres hombres eufóricos con los brazos en alto fue el recuerdo de un cuadro. Pensé por un momento que el autor de la fotografía había sentido la llamada del objetivo de que ¡ojo! allí aleteaba una bandera. Caprichoso de mí, que se me figuraron los colores de la enseña gala. Los azules y los rojos de las camisas representaban el azul y el rojo de la bandera francesa. Los fugitivos de la imagen surgían de la noche como tres franjas de luz verticales. Estos tres caminantes simbolizaban el heroísmo de una escapada. La frontera natural que separa la nueva vida de la vida pasada es, si lo alcanzan, el mar. Esta otra, artificial, la han superado ya.

 

Como en todo, la verdad ofrece más de una cara. Por un lado, observamos el brillo en los ojos de los oscuros aventureros que dejan atrás quién sabe si un conflicto armado, un acto de cobardía, un par de injusticias o la pobreza. Por otro, la condena de la policía en Ceuta a vivir el mito de Sísifo cada vez que pretende hacer bien su trabajo y evitar la entrada masiva de inmigrantes a nuestro país. Todos desvalidos.

 

Imagine un mundo como el que soñaba uno de los Beatles. Piense cómo nos iría la vida a todos los hombres si no hubiera razones para la huida.

 

Como decía ahí arriba, la bandera de tres colores me traía un cuadro a la memoria. El cuadro de una mujer hermosa con los pechos al aire que guía al pueblo mientras sostiene un arma en una mano y en la otra su idea de patria, su bandera.

Contexto

    Más de este autor

    Dejen salir antes de entrar

    Los últimos días de clase, justo antes de empezar las vacaciones de verano, lo normal era volver a casa soñando despierto. Uno escribía sus planes sin necesidad de bolígrafo sobre las páginas en blanco de los meses de julio y agosto. Estos dos meses eran los meses más largos del año. La mayoría de los chavales de mi edad sabía que vería a Tarzán en la pantalla, pasaría una temporada en la playa, se aburriría a ratos, jugaría a la Oca y al Parchís y lograría ser más o menos feliz.

    Opinión

    Letra cursiva

    “Puedo escribir los versos más tristes esta noche”. Puedo escribir como si fuera el poeta chileno y dejar caer una estrella fugaz a su lado. Puedo afirmar que sé lo que significa estar enamorado porque, por extraño que parezca, Neruda en este poema habla de amor y desamor (que en el fondo son una misma cosa). Podría, en fin, reproducir líneas enteras de firmas ajenas y hacer creer al lector no cultivado que la disposición maestra de las palabras era mía. Mi memoria me mima.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Anna Maria Iglesia

    Los diarios de mujeres: confinamiento y transgresión

    “Cuanto me alegra escapar, para venir a mi página libre” escribía Virginia Woolf el 9 de noviembre de 1939 en su diario, que había comenzado en 1915 y que redactaría hasta el final de sus días, hasta que el 28 de marzo de 1941 decidiera quitarse la vida en las aguas del río Ouse. Escrito […]

    Zibaldone