Javier Quero

La pedrada de Juncker

El españolito medio, hoy convertido en medio españolito, no tiene pajolera idea del barullo de instituciones europeas con que carga en los costillares sin saber muy bien para qué sirven.

Opinión

La pedrada de Juncker
Javier Quero

Javier Quero

Español. Periodista. Humorista. Ilustrador. Fundador de creActivos. Observador estupefacto. Superviviente.

El españolito medio, hoy convertido en medio españolito, no tiene pajolera idea del barullo de instituciones europeas con que carga en los costillares sin saber muy bien para qué sirven.

El españolito medio, hoy convertido en medio españolito, no tiene pajolera idea del barullo de instituciones europeas con que carga en los costillares sin saber muy bien para qué sirven.

Mantenemos una Comisión Europea, un Consejo Europeo, un Eurogrupo y hasta un Parlamento Europeo en el que puede que Podemos no se sienta a gusto, pero se sienta. Con tal panoplia euro burocrática es difícil discernir desde qué Administración lo fastidian a uno más.

En uno de esos lugares de ignota labor acaban de reelegir como presidente a Jean Claude Juncker. Este Juncker es aquel que agarró del cuello a Luis De Guindos marcándole en un gesto lo que tocaba hacer en España para reconducir lo que Zapatero nos dejó. Vamos, como dicen los adolescentes actuales, «debe de mandar mazo».

El reelegido preboste ha obtenido 46 votos por encima de la mayoría absoluta, pero su felicidad es incompleta. El nuevo líder del PSOE ha ordenado no apoyarlo, incumpliendo el compromiso de sus antecesores. El nuevo secretario general in pectore ha enviado a Europa un recadito: «vais a saber quién soy yo». Y de paso, un mensaje a los españoles: a ver si así sabéis quién soy yo.

Pedro Sánchez tiene que darse a conocer. Lo primero que hizo fue reunirse con todos los presidentes autonómicos socialistas. Con los dos. Y lo segundo, pegarle un sopapo a Europa en la cara de los europarlamentarios de su partido

Pobre Juncker. Lo imagino desolado tras saber que un tal Pedro Sánchez, recién estrenado baranda de Ferraz, no le respalda. Quien sepa el número de móvil de Juncker tiene la obligación moral de llamarle y animarle en horas tan bajas. Ser elegido por todos los populares y todos los socialistas europeos, salvo los españoles, es un golpe del que no es sencillo recuperarse. Viniendo de Pedro, una pedrada, diríase.

Más de este autor

El carnaval de los pactos

Pedro Sánchez, el político con más vetos que votos, es la nueva reina del carnaval. En la chirigota de los pactos, la habilidad para cambiar de disfraz es vital. De ahí que el líder socialista tiña de naranja las líneas rojas que le separaban de Ciudadanos, y lo que eran «las derechas» se transformen en «los derechos». Más complejo es lograr una máscara del agrado de Podemos, cuyos dirigentes sospechan que Sánchez pretende ponerse morado con acuerdos en blanco para superar su marrón. Y así ocurre, que le sacan los colores. Por alcanzar la investidura, Sánchez cambia su vestidura y falla como en los Goya, donde apostó por la indumentaria informal y se encontró con Iglesias dentro de un smoking que le venía como el cargo de vicepresidente, muy grande.

Opinión

Aquellos reyes

Éramos niños ilusionados. Esperábamos a los reyes sin tener pajolera idea de lo que representaba la monarquía. Escribíamos cartas antes de que las nuevas tecnologías liquidaran la correspondencia en papel. Pedíamos regalos con la amenaza constante de descubrir en los zapatos un pedazo de carbón, sin considerar la relación de tal mineral con la crisis energética. Acudíamos a la cabalgata a pesar del riesgo de perder un ojo alcanzado por un proyectil con forma de caramelo, lanzado con muy mala leche desde carrozas, cuando tal nombre aún no se aplicaba a los venerables ancianos. Preparábamos viandas para los monarcas y sus camellos, que por aquel entonces sólo eran animales con joroba y no comerciantes furtivos de sustancias ilegales. Y la noche del 5 de enero caíamos en un sueño inquieto deseando un amanecer temprano.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jordi Bernal

Comité de expertos

«Tal como han ido las cosas, sería hasta comprensible que en diez días el ministro Illa se presente puntual a su comparecencia ante los medios acompañado por un grupo alborotado de simpáticos chimpancés con batas blancas»

Opinión

Aloma Rodríguez

La invención del cine

«Lo que los Lumière inventaron y lo que echamos de menos ahora no son solo las películas, sino esa especie de rito laico e individual que, en cambio, funciona en conjunto, o funciona también en conjunto»

Opinión