Aloma Rodríguez

La primera alcaldesa de España

«Aunque su historia se supiera no está de más recordarla, es la única manera de honrar la memoria de los muertos, reconocer la importancia de lo que hicieron»

Opinión

La primera alcaldesa de España
Foto: Wikimedia Commons
Aloma Rodríguez

Aloma Rodríguez

Licenciada en Filología Hispánica. Ha publicado "París tres", "Jóvenes y guapos", "Solo si te mueves" y "Los idiotas prefieren la montaña", todos en Xordica. Es miembro de la redacción española de Letras Libres y colabora con diferentes medios.

La primera mujer alcaldesa en España, María Domínguez, lo fue de Gallur, provincia de Zaragoza, en 1932, después de que la ejecutiva dimitiera en pleno y ella asumiera la presidencia de la comisión gestora del ayuntamiento. Estuvo en el cargo hasta febrero de 1933. Domínguez está estos días de actualidad y recibe homenajes, se organizan talleres y charlas en torno a ella porque hace apenas una semana que el análisis de ADN de los huesos encontrados en Fuendejalón, un pueblo cercano a Gallur, confirmó que se trataba de los restos de la primera alcaldesa de España, fusilada en 1936 por las tropas franquistas. Como cuenta Ramón J. Campo, el Gobierno de Aragón ha llevado a cabo la exhumación de oficio, y la búsqueda la impulsó la Asociación de Familiares, Amigos, Asesinados y Enterrados en Magallón (AFAAEM), el ayuntamiento de Fuendejalón y la asociación ARICO Memoria Aragonesa.

María Domínguez es un personaje histórico conocido, y su figura ha sido reivindicada en varias ocasiones: en 2010, por ejemplo, el periodista Mariano García recuperaba la entrevista que le hizo Mario Alegría poco después de tomar posesión del cargo. Cuando el periodista le pregunta por cuál ha de ser el papel de la mujer en la República, Domínguez responde: «El principal debe ser hacer una intensa labor contra la guerra; desear y fomentar la paz, tanto interna como en el exterior. Como es natural, la mujer en el Parlamento debe ayudar a legislar en favor de la clase trabajadora y aun de la misma mujer, que hasta hace poco tiempo ha estado postergada a las labores domésticas. La mujer debe laborar intensamente por mejorar la condición social de las demás mujeres». La cineasta Vicky Calavia le dedicó un documental de 28 minutos en 2015, María Domínguez. La palabra libre.

Domínguez escribió en periódicos como El Ideal de Aragón, y reunió sus ideas en Opiniones de mujeres (1934), con prólogo de Hildegart Rodríguez. En la entrevista que reproduce Heraldo, explica: «soy simpatizante nada más con sus doctrinas, pero quiero ser socialista independiente, sin someterme a ninguna disciplina».

Una de las preocupaciones de Domínguez era la educación. En el momento de tomar posesión de la alcaldía de Gallur no había terminado los estudios de magisterio, pero era su principal batalla: conseguir locales adecuados y bien ventilados para establecer allí las escuelas. Y fue también pionera en la defensa de la escuela mixta.

Aunque su historia se supiera no está de más recordarla, es la única manera de honrar la memoria de los muertos, reconocer la importancia de lo que hicieron.

Más de este autor

Historia de una canción

«Algunas canciones se quedan pegadas a uno sin que ni siquiera le gusten demasiado, o incluso sabiendo que son horteras»

Opinión

Que se follen al cerdo

«Me preocupa la espectacularización de todo, la inmediatez, la falta de reflexión, esa carrera que se ha iniciado y que nadie parece dispuesto a abandonar»

Opinión

Más en El Subjetivo

Paula Fernández de Bobadilla

Bienteveo

«Nada es eterno pero hay cosas que lo parecen, por eso cuando vemos el sol luminosísimo sobre el mar azul y brillante nos parece imposible que la tormenta que se vislumbra en el horizonte nos vaya a alcanzar jamás»

Opinión

Juan Marqués

No es nada extraordinario

«Desconfío de la ‘originalidad’ en poesía: estaría toda la vida leyendo las ‘variantes’ con las que Eloy Sánchez Rosillo aborda los cuatro o cinco temas esenciales»

Opinión

Rafa Rubio

Falsos dilemas

«Cuando la eficacia electoral se impone a la gestión de lo público y el mundo se divide en dos, sin alternativa posible, elegir es tomar partido y, en cierto modo, renunciar»

Zibaldone