Cristian Campos

La revolución de las impresoras

Doug Martsch es el cantante de la banda americana Built to Spill y uno de los mejores letristas de su generación. En Car, una canción de 1994 que habla (entiendo yo) de la distancia entre nuestras fantasías y la realidad, Martsch se burla de alguien que no cree que esa distancia exista: “Quiero estar ahí cuando descubras de qué están hechos los cometas, las estrellas y las lunas, quiero las especificidades de la idea general”.

Opinión Actualizado:

La revolución de las impresoras
Cristian Campos

Cristian Campos

Periodista. Intentando distinguir desde 2000 las falsedades golosas de las verdades incómodas. El criterio, como el valor en el ejército, se le supone.

Doug Martsch es el cantante de la banda americana Built to Spill y uno de los mejores letristas de su generación. En Car, una canción de 1994 que habla (entiendo yo) de la distancia entre nuestras fantasías y la realidad, Martsch se burla de alguien que no cree que esa distancia exista: “Quiero estar ahí cuando descubras de qué están hechos los cometas, las estrellas y las lunas, quiero las especificidades de la idea general”.

Los catalanes, como el naif interlocutor de Martsch, están a punto de descubrir que los sueños de independencia están hechos, como las cometas, las estrellas y las lunas, de polvo, gas y hielo sucio. También están a punto de descubrir las especificidades de un plan general que hasta ahora ha exigido de ellos poco más que nada. Si los gestos llamativos pero vacíos, las manifestaciones masivas pero intrascendentes y los “sueños de un pueblo” bastaran para forjar naciones, el ego de Pablo Iglesias ya tendría código postal propio.

La de ayer fue, en este sentido, la ultima manifestación de balde que se permiten los catalanes antes del momento decisivo. Como en el caso de la suscripción a Netflix, el periodo de prueba gratuito de las fantasías soberanistas ha llegado a su fin y ahora toca pagar el precio real del producto. Veremos cuántos catalanes están dispuestos a abonarlo.

Los independentistas tienen, eso sí, una ventaja en esta batalla. Pocas naciones serían tan piadosas con ellos como lo será la española. No la francesa, desde luego. Tampoco la alemana. De la rusa ni hablamos. Le he leído a gente a la que considero no sólo inteligente sino también razonable que la táctica correcta es precisamente esa. Dejar que el independentismo se cueza en su propia bilis y se diluya en el esperpento mientras el Tribunal de Cuentas, la Fiscalía General y el Constitucional minan la moral y fríen a querellas e inhabilitaciones a los cabecillas de la rebelión. Estaría tentado de darles la razón si no fuera porque no hay nación, ni occidental ni bananera, capaz de resistir la desobediencia civil del 50% de los ciudadanos de una de sus regiones más ricas.

Kurt Vonnegut creía que conocemos tan poco de la vida que “nadie sabe qué noticias son buenas y cuáles malas en realidad”. O dicho de otra manera. Las variables del proceso independentista son tantas y tan frágiles, tan volubles y caprichosas, que nadie debería atreverse en este punto de la batalla a afirmar si la táctica buena es la actual o la de hacer entrar los tanques por la Diagonal de Barcelona mañana mismo. Quizá ese muerto que con tanto ahínco busca, supuestamente, el independentismo acabe llegando y su efecto sea el contrario al previsto. Quizá Rajoy haya encontrado la horma de su zapato y el independentismo acabe forzándole a hacer eso que tanto odia: tomar decisiones obligado por las circunstancias. Es decir actuar. Es decir gobernar. Será toda una novedad para él, que lleva seis años sacrificando al 50% de los catalanes, los no nacionalistas, en el altar de su pereza.

Lo que sí se puede juzgar es lo ocurrido hasta ahora. Y lo que ha ocurrido hasta ahora es que un par de coches de la Guardia Civil aparcados en la puerta de una pequeña imprenta y media docena de guardias civiles entrando en un medio de comunicación local han paralizado la logística del referéndum hasta el punto de que el consejero de Presidencia del Gobierno catalán, Jordi Turull, se ha visto obligado a pedir que los ciudadanos se impriman las papeletas en casa.

Ninguna nación cuya independencia dependa de una pequeña imprenta y del almacén de un medio de comunicación local merece esa independencia. Si las especificidades del plan general, bello y rotundo como todos los planes generales, consistían en pagarle la fianza a escote a Artur Mas e imprimirnos las papeletas en casa, quizá lo más inteligente habría sido quedarnos como estamos. “Renunciamos a nuestro sueño independentista por falta de papel” ni siquiera es un buen epitafio.

Contexto

    Más de este autor

    No existen medicinas para las enfermedades imaginarias

    Escribo esto el domingo 1-O y por lo tanto desconozco si Carles Puigdemont, Oriol Junqueras o cualquier otro espontáneo con mando en plaza, pongamos por caso Anna Gabriel, tiene pensado proclamar la independencia de Cataluña desde el balcón de la Generalitat o encaramado a un bolardo del Paseo de Gracia durante las próximas horas. Si eso no ha ocurrido en el momento en que lean esto, es posible que ocurra durante los próximos días. Todos los puentes están rotos en Cataluña y el sector independentista posibilista, si es que alguna vez ha existido, ha sido arrasado por el sector independentista mesiánico. Lo que suceda a partir de ahora está, en definitiva, en manos del azar. El aleteo de una mariposa en la India puede provocar un huracán en el Caribe y en Cataluña hay en estos momentos millones de mariposas aleteando con furia africana. 

    Opinión

    ¡Qué escándalo! ¡Aquí se beben gintonics!

    A Antonio Baños, periodista, músico y cabeza de lista de la CUP en las elecciones autonómicas de 2015, le fotografiaron el fin de semana pasado trasegando gintonics en la terraza del Hotel Casa Fuster, uno de los más lujosos de la ciudad, junto al teniente de alcalde podemita Jaume Asens y el presentador de TV y productor de radio Toni Soler. Todos ellos declaradamente independentistas. Las redes sociales no tardaron en hacer sangre de tan pigmeo acontecimiento y en acusar de hipócritas a los allí presentes.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Jordi Bernal

    Sin complejos

    «Digo yo que tipos que necesitan exhibirse con el puro en plan Terminator o improvisan una secuencia de Rambo/Torrente en un campo de tiro algunas carencias de autoestima arrastrarán»

    Opinión