María Jesús Espinosa de los Monteros

La robótica social contra la pandemia

"La inversión en robots sociales en un mundo cada vez más imprevisible donde la vida humana se entiende casi como un privilegio que debemos proteger es fundamental para las próximas décadas"""

Opinión

La robótica social contra la pandemia
Foto: Martin Meissner
María Jesús Espinosa de los Monteros

María Jesús Espinosa de los Monteros

Apasionada de la radio, los podcasts, la literatura y el cine. Una vez hice una tesis doctoral sobre R. W. Fassbinder. También tengo dos Premios Ondas.

La amenaza de la robotización o, mejor dicho, de la automatización del trabajo existe casi desde el mismo instante en el que los hombres y mujeres comenzaron a conquistar su libertad a través del esfuerzo de su trabajo. Tal y como apunta Marta García Aller en su reciente libro Lo imprevisible (Planeta), es posible que la automatización del trabajo no sea una mala noticia, que las máquinas se ocupen de todo lo que es previsible y que los humanos nos centremos en lo aleatorio, lo accidental o azaroso.

Esta semana hemos sabido que en Dinamarca se está desarrollando ya un robot capaz de tomar muestras para la detección de nuevo coronavirus. La máquina, a través de un brazo desechable impreso en 3D, toma muestras de la garganta de forma automática y se cambia con cada nuevo paciente. De este modo se consigue que un buen número de sanitarios no se expongan al riesgo de contagio. En Singapur ya pulula por la ciudad un perro robot llamado Spot, desarrollado por la compañía Boston Dynamics, que monitorea el distanciamiento social mínimo. ¿El objetivo? Nuevamente, no comprometer a los humanos que realizarían esta tarea.

Todas estas experiencias se centran en la robótica social, una de las grandes herramientas para poder paliar una de las pandemias más peligrosas del mundo: la soledad. La inversión en robots sociales en un mundo cada vez más imprevisible donde la vida humana se entiende casi como un privilegio que debemos proteger es fundamental para las próximas décadas. ¿Imaginan asistentes robóticos para ancianos solos y enfermos? ¿Se está hablando de esto en los Senados y Congresos del mundo?

El espectáculo bochornoso que hemos presenciado estos días en los cónclaves políticos de nuestro país hace pensar que la implantación de la inteligencia artificial en la política aseguraría, al menos, cierta dosis de razón, de entendimiento, aunque lo dejáramos todo al albur de los algoritmos.

Más de este autor

El ministro filósofo

«El ministro Salvador Illa ha alabado uno por uno a sus adversarios políticos, detallando aquella virtud concreta de su oponente»

Opinión

La Sardà

«En su libertad absoluta para concebir la vida y en plena ofensiva secesionista, La Sardà fue a la plaza de Sant Jaume y devolvió a un funcionario de la Generalitat la Creu de Sant Jordi»

Opinión

Más en El Subjetivo

Juan Manuel Bellver

Abraham y el gumbo

«Más cocinero que nunca por culpa de la pandemia, con Abraham el show está no sólo en la mesa, sino en esas ingeniosas charlas entre un plato y otro, henchidas de erudición, anécdotas y una pizca de irreverencia»

Opinión

Javier Borràs

El 5G y el próximo coronavirus

Ya casi nadie se acuerda de él. El 5G había llenado portadas internacionales el año pasado y era “el gran tema del futuro”, hasta que el futuro nos golpeó en las narices en forma de coronavirus. Ante la emboscada de la naturaleza, nuestros antiguos debates sobre el 5G parecían discusiones sobre el sexo de los […]

Zibaldone