The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

La Roja

"Ganar, ganar y ganar, y volver a ganar, y ganar, y ganar... Ésto es el fútbol, señores". Del dolor de la pérdida de un entrenador irrepetible al reconocimiento mundial por darle la vuelta a la selección española que pasó a ser La Roja con mayúsculas.

Del negro a la roja. Del dolor de la pérdida de un entrenador irrepetible al reconocimiento mundial por darle la vuelta a la selección española que pasó a ser La Roja con mayúsculas tras ganar la Eurocopa en el 2008. Del adiós a un sabio del fútbol a primera hora del sábado a la tarjeta rigurosa que ve Cristiano a última hora del domingo. Del brazalete negro de muchos jugadores repartidos por el mundo al rojo pasión de esos mismos hombres que agradecen a Luis Aragonés haberles marcado a fuego el fútbol. Curioso el pantone radical de estos dos días que no ha admitido gama de grises ni de granas. Que se lo digan al Barça, al que el Valencia le puso la cara roja, le sacó los colores y rompió la racha de 59 semanas en el liderato de la Liga. Viendo los primeros minutos del partido no imaginaba nadie un futuro tan negro pero en media hora llegaron las brumas, la pájara monumental y los primeros pitos en las gradas del Camp Nou. "Ganar, ganar y ganar, y volver a ganar, y ganar, y ganar... Ésto es el fútbol, señores", una de las frases más célebres de Luis Aragonés que se partió en dos en el feudo azulgrana pero que se multiplicó por diez en el Vicente Calderón. Su equipo, su Atleti del alma, casi le tocaba a él con los dedos colocándose arriba, el primero, el líder. Ese Simeone currante y fajador, que suple la genialidad con la entrega y que apuesta fuerte, siempre al rojo de la pasión que siente por este deporte. Y mientras el Cholo y el Tata intercambiaban posiciones en la tabla, el tercero en discordia le ponía el "The End" al fin de semana con un empate y una tarjeta roja a CR7 que encendió e incendió el madridismo. Paradójicos días en los que han convivido la felicidad con la tristeza. Pero nuestro Sabio se fue feliz sintiendo el homenaje de todos sus chicos de La Roja y los cuatro golazos que hicieron líder a su Atleti.

Más de este autor

Black Sunday

Una cuchillada por la espalda como la que mató a Jimmy. Una somanta de palos para los que siguen tolerando y mirando de soslayo la ...

Más en El Subjetivo