The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

La ruta de los campeones

bjetivo: x. Si lo consigues: ganas. No lo consigues: pierdes, fracaso. Siguiendo esta lógica, frecuentemente observo cómo nos medimos en función de los resultados que cada uno consigue. Ha sacado un nueve.

Tras 12 años de trabajo un grupo de cardiólogos ha creado el primer marcapasos biológico. Para muchos debe considerarse una victoria, pero no estoy de acuerdo. Vivimos en un sistema que premia los buenos resultados. Aprendimos a hacerlo en nuestros orígenes, y tenía sentido por razones de supervivencia. Objetivo: x. Si lo consigues: ganas. No lo consigues: pierdes, fracaso. Siguiendo esta lógica, frecuentemente observo cómo nos medimos en función de los resultados que cada uno consigue. Ha sacado un nueve. Es un buen estudiante. Ha vendido mucho. Un gran comercial. Ha marcado muchos goles. Es un futbolista fenomenal.

Sin embargo, he observado que algunas personas han querido desmarcarse de este funcionamiento. Cansados de escuchar que tenían que ganar los partidos a cualquier precio, prefirieron primero aprender a jugar bien. A hacer las cosas con pasión. Y descubrieron que les gustaba tanto jugar bien, que era tan maravilloso centrar sus esfuerzos en el momento presente y en tratar de hacer las cosas con delicadeza, paciencia y belleza, que el resultado pasó a parecerles algo secundario. Y coincide que disfrutan tanto haciendo lo que les gusta, tratando de aprender cada día, poniendo las mejoras individuales al servicio del grupo, que pasaron a estar entre los mejores y a obtener resultados excelentes.

Y tras doce años de trabajo e investigación desarrollaron el primer marcapasos biológico. Todo el mundo les felicitó por ello. “Sois los mejores, chicos, una gran victoria”. Seguramente les darán muchos premios. Pero, ¿sabéis qué? El día anterior a conseguir tal hazaña ellos ya habían ganado, ya eran campeones. Son personas que han desterrado de sus diccionarios las palabras error y fracaso. Su felicidad está en disfrutar del camino que recorren, no sólo de la meta que alcanzan. Saben que no conseguir un resultado no es fracasar o equivocarse, es aprender. Saben que ante el aprendizaje deben estar agradecidos, que la verdadera derrota está en dejar de luchar.

Más de este autor

Más en El Subjetivo

Dignidad

Como nunca estuvo muy claro qué añade la dignidad a los derechos humanos, con el tiempo, aquélla ha aspirado a ser el fundamento metafísico de estos