Paco Gomez Nadal

La sordera del narco capitalismo

Cuando una guerra es tan beneficiosa como la mexicana se promueven los tratados comerciales, no los de paz

Opinión

La sordera del narco capitalismo

Cuando una guerra es tan beneficiosa como la mexicana se promueven los tratados comerciales, no los de paz

México es un laboratorio. Este narco estado sordo a cualquier reclamo social impone un modelo despiadado que genera brechas al ritmo de una mala ranchera y reprime derechos que desde la revolución parecen haber quedado congelados en la legendaria Constitución de 1917.

Hoy martes, Enrique Peña Nieto, un Kent en busca de Barbie diseñado para atraer el voto superficial que devolviera al PRI al poder institucional, vuelve a contradecirse al ratificar una reforma educativa que ha provocado un unánime levantamiento de los profesores en todo el país. Días de huelgas, de manifestaciones, de represión, de detenciones arbitrarias y de promesas de negociación para, al final, instalado en la sordera, seguir con el plan inicial. En un laboratorio como este no se permiten pasos atrás, debilidades “democráticas” o titubeos.

Estos son asuntos menores para la comunidad internacional, por supuesto. Ni la inútil Secretaría Iberoamericana, ni la telecontrolada Organización de Estados Americanos (OEA), ni la siempre enredada Naciones Unidas se pronunciarán jamás por estos asuntillos domésticos que dejan ya en México unos 70.000 muertos, unos 30.000 desaparecidos y casi 140.000 desplazados. Cuando una guerra no tiene trincheras nadie se atreve a enfangarse en ella. Cuando una guerra es tan beneficiosa como la mexicana se promueven los tratados comerciales, no los de paz.

México no es el único laboratorio del planeta. En la lista de territorios donde se (com) prueban las formas más brutales de (des) gobierno podemos sumar a Colombia, Honduras, Paraguay, Sudáfrica, Oriente Próximo, el África central o alguna de las ex repúblicas soviéticas. El único fallo en este ensayo global y deslocalizado al tiempo es que la probeta está habitada y los ciudadanos, cansados de no existir, de ser convertidos en inermes ‘homo sacer’, cada día responden de forma más violenta a los experimentos. En México, ya son cientos las comunidades alzadas contra el Estado y el crimen organizado, que allí bailan juntos. En el planeta son miles los pequeños conflictos en los que un ejército civil sin uniforme resiste el embate de unos gobiernos legitimados sólo por sus iguales.

Más de este autor

El problema es contarlo

Espiar o traficar son prácticas razonables. Lo que no hay que hacer es contarlo. El mensajero paga el pato

Opinión

Se rompió la frontera

Europa se atrinchera y parchea sus fronteras rotas. El discurso de los derechos humanos y la globalización hace agua

Opinión

Más en El Subjetivo

Ignacio Vidal-Folch

Igor el Ruso, en los campos de Teruel

«Vemos la cara banal del asesino, y en ese rostro de hechuras duras de un ser que dispara por la espalda a dos guardias civiles, y cuando éstos caen, se acerca a rematarlos, vemos un mal desinteresado y frío que parece negarse a cualquier idea. Esto, ¿no coloca a Igor no ya al margen de la sociedad sino de la humanidad?»

Opinión

Juan Claudio de Ramón

El viaje y el hogar

«El viaje es euforizante porque nos arranca de la costra de la rutina, poniéndonos delante, incluso la más sencilla de las travesías, algún obstáculo ante el que ejercitar el ingenio»

Opinión

David Mejía

Superliga

«Nadie se despide elegantemente de sus privilegios. Pero las soflamas marxistas, viniendo de quienes han vivido como reyes gracias a que el fútbol era el negocio más lucrativo de la Tierra, son cuestionables»

Opinión