Francisco Pou

La 'tigridad' del hombre

La fotografía de las Islas Canarias irrumpe entre las de bombas mostrándo la belleza de la plenitud. A pesar de que los profetas del calentamiento global nos den prisa para que hagamos las maletas, la Tierra no tiene problemas para ser Tierra.

Opinión

La 'tigridad' del hombre

La fotografía de las Islas Canarias irrumpe entre las de bombas mostrándo la belleza de la plenitud. A pesar de que los profetas del calentamiento global nos den prisa para que hagamos las maletas, la Tierra no tiene problemas para ser Tierra.

La fotografía de las Islas Canarias irrumpe entre las de bombas mostrando la belleza de la plenitud. A pesar de que los profetas del calentamiento global nos den prisa para que hagamos las maletas, la Tierra no tiene problemas para ser Tierra. Con toda su belleza. El problema lo tenemos los hombres para ser hombres. Con plenitud. Dice Hadjad que el tigre no tiene problemas para vivir su ‘tigridad’ zampándose un coolie, durmiendo después la siesta y demostrando su fiereza. El hombre parece que sí tiene problemas para mostrar su humanidad. El hombre se pavonea, sustrayendo identidad al pavo, charlotea sustrayendo identidad a un loro… o mata a sus semejantes con un parangón que no encontramos en la naturaleza. El hombre no sabe quién es. Parece que la única certeza hoy es que nada es cierto. Vale la pena volver, otra vez, a este espejo esperpéntico pero real, que es la Wikipedia. Cuando le pedimos ‘humanidad’ nos dice que el hombre ‘es una especie de primate de la familia de los homínidos’. Textual. 

Uno no tiene pues que sorprenderse, después de esta ‘definición’ consensuada, de las portadas, también en The Objective que día a día nos muestran la pertinacia del hombre en su bricolage artillero. Cada día explotan bombas. De todos los tamaños. Desde en latas de refresco hasta en cestas de verduras; en coches o camiones, casi todas tienen un motivo, las fronteras. Las fronteras no salen en la foto de las Canarias. Fue una de las primeras observaciones, en plena Guerra Fría, cuando el hombre atisbó desde el espacio la vista de nuestra casa Tierra: la única frontera visible, por su longitud, era la Gran Muralla China.

Hoy la fotografía nos puede mostrar cada frontera en la Tierra. Además, la fotografía mediática nos muestra, como en The Objective, cómo se dibujan las fronteras con ese bricolage de sangre, día a día. Y la visión de los medios nos muestra cómo nacen las fronteras, creando divisiones nuevas. Diferencias entre cuevas de hominidos. Para nacer nuevas naciones viejas deben morir nuevas personas para dar paso a ambiciones de cueva. Es ley de vida que no aprendemos. Porque todavía no nos damos cuenta de que, así como el tigre no es consciente de su ‘tigridad’, lo que hace humano al hombre es la conciencia de su humanidad. Y un bien de la humanidad es la convivencia. Vean pues qué letal puede ser el escepticismo con el que nos retratamos en la Wikipedia, cuando ahogamos las preguntas infinitas del hombre que piden respuestas con trascendencia. Así nos luce el pelo, como el de los tigres en su siesta.

Más de este autor

Escribir para siempre

Es que en un concierto puede sonar explícito una máquina de escribir, la carga de una caballería, un cañón, o un barbero de Sevilla. Pero no un ordenador. Los ordenadores no han traído aún mejores escritores.

Opinión

Niños muertos por guerras y etiquetas

Los niños antes se ‘reconocían’ y eran reconocidos por su entorno, su ascendencia evidente, incluso el oficio familiar. Ahora se reconocen y registran, se registran para siempre en forma de dígitos, incluso asignando una ‘firma digital’ .

Opinión

Más en El Subjetivo

Julia Escobar

Aquellos editores de antaño

«Es evidente que a la incuria española (las editoriales no saben lo que quiere decir la palabra historia) hay que añadir lo difícil que resulta mantener una memoria cuando se pertenece a un pueblo al que no le dejan instalarse en paz en ningún lugar»

Opinión

Jordi Bernal

Freedom

«Tengo la duda de si los indultos servirán para facilitar la convivencia como afirma Sánchez o si, por el contrario, agudizarán la polarización política en la que vivimos instalados»

Opinión

Pilar Marcos

Acabará mal

«Esta historia de los indultos de Sánchez a Esquerra para mantener su Frankenstein acabará mal. Sus indultados son insaciables y viven de la reivindicación -pacífica o violenta, según convenga- de sus quimeras separatistas»

Opinión