Eugenio Fouz

La tristeza no tiene un día en el calendario

Creer que existe alguien en el mundo capaz de dar con la fórmula de la felicidad parece una quimera; no obstante, encontrar la manera de acertar con exactitud cuál va a ser el día más triste del año es un hecho objetivo. Así están las cosas gracias al trabajo de un psicólogo llamado Cliff Arnall. Hace unos años el profesor británico trabajaba en la mágica combinación de números y letras que le conducirían a la solución del problema matemático generado voluntariamente en su cabeza.

Opinión

La tristeza no tiene un día en el calendario
Eugenio Fouz

Eugenio Fouz

Netizen poet & blogger; profesor de Inglés. Soy twitter-adicto.

Creer que existe alguien en el mundo capaz de dar con la fórmula de la felicidad parece una quimera; no obstante, encontrar la manera de acertar con exactitud cuál va a ser el día más triste del año es un hecho objetivo. Así están las cosas gracias al trabajo de un psicólogo llamado Cliff Arnall. Hace unos años el profesor británico trabajaba en la mágica combinación de números y letras que le conducirían a la solución del problema matemático generado voluntariamente en su cabeza.

Uno se imagina al señor Arnall haciendo garabatos en una servilleta de papel mientras bebe su café frío en un bar. Las operaciones extravagantes seguirían la lógica aritmética o quizás algebraica, esdrújula o esdrujulaica entendible solo por el mismo hombre que sostiene el bolígrafo mientras escribe.

A partir de los datos obtenidos por el psicólogo, lo más razonable sería concluir que el día menos afortunado de los trescientos sesenta y cinco días del ciclo cayese en lunes. Y es que para muchos este día supone que el fin de semana ha acabado y les recuerda que tras un domingo plácido se nos cuela el lunes. Según la teoría arnalliana el día más triste del año caerá siempre el tercer lunes del primer mes de cada año, coincidiendo con el fracaso de los propósitos de Año Nuevo incumplidos-si fuera el caso-, la cuesta de enero, el desánimo, el frío, la vuelta a la rutina, la niebla, bla bla bla…

Dirá usted que existen razones para estar triste este blue Monday de calendario y yo creo que no es así salvo que al despertar ese día tenga la visión de una cabina roja abandonada, sin usuario ni teléfono como pinta la fotografía en un día de invierno.

Contexto

    Más de este autor

    Dejen salir antes de entrar

    Los últimos días de clase, justo antes de empezar las vacaciones de verano, lo normal era volver a casa soñando despierto. Uno escribía sus planes sin necesidad de bolígrafo sobre las páginas en blanco de los meses de julio y agosto. Estos dos meses eran los meses más largos del año. La mayoría de los chavales de mi edad sabía que vería a Tarzán en la pantalla, pasaría una temporada en la playa, se aburriría a ratos, jugaría a la Oca y al Parchís y lograría ser más o menos feliz.

    Opinión

    Letra cursiva

    “Puedo escribir los versos más tristes esta noche”. Puedo escribir como si fuera el poeta chileno y dejar caer una estrella fugaz a su lado. Puedo afirmar que sé lo que significa estar enamorado porque, por extraño que parezca, Neruda en este poema habla de amor y desamor (que en el fondo son una misma cosa). Podría, en fin, reproducir líneas enteras de firmas ajenas y hacer creer al lector no cultivado que la disposición maestra de las palabras era mía. Mi memoria me mima.

    Opinión

    Más en El Subjetivo