Paco Segarra

La venganza de Obama

La II Guerra Fría terminará con uno de los dos imperios destrozado. Así fue con las Guerra Púnicas. Que, hoy, Cartago sea Moscú o Washington lo dejo al gusto del lector. Para mí, la tercera Roma es Rusia.

Opinión

La venganza de Obama
Paco Segarra

Paco Segarra

Publicitario, escritor y empresario. Crea anuncios y colabora en varios medios.

La II Guerra Fría terminará con uno de los dos imperios destrozado. Así fue con las Guerra Púnicas. Que, hoy, Cartago sea Moscú o Washington lo dejo al gusto del lector. Para mí, la tercera Roma es Rusia.

Michael Burleigh, el historiador británico del «realismo escéptico», sostiene en su libro sobre la II Guerra Mundial «Moral Combat» que no parecía muy moral aliarse con un genocida como Stalin para combatir a un genocida como Hitler. Resultó evidente que a Churchill, Roosevelt y Truman tal consideración les importó lo mismo que le importa a un abortista la vida humana. O sea, nada.

A los yanquis, a los ingleses y a los masones de Bruselas les importa muy poco aliarse con fundamentalistas islámicos o con dictadores militares de cualquier pelaje con tal de llevar a cabo tropelías a las que bautizan con nombres tan poéticos como «Primavera Árabe». El caso es quedarse con el petróleo libio o iraquí, dejar a los vecinos de Israel en estado postración o vengarse de su derrota ante Putin frente a las costas sirias. El nuevo zar paró la invasión yanqui contra el régimen de Asad, pero el imperio no ha tardado en responder incendiando Ucrania y llevando a la antesala de Moscú, el Dnieper, el peligro de una guerra civil. «Putin’s Inferno» titula ese esbirro mediático del Sistema que se llama -no podía tener otro nombre- «The Economist». Los que han echado a Yanukovich necesitan que inventemos un nuevo calificativo: lo de fascistas, según mi amigo Carlos Esteban, suena a broma con estos bestias.

Rusia reaccionará, estén seguros. Ningún estado, salvo esta España rota, puede permitirse tener sus fronteras interiores tan desestabilizadas. Asistiremos a una II Guerra Fría. Ya ha comenzado. Como la historia siempre se repite, la II Guerra Fría terminará con uno de los dos imperios destrozado. Así fue con las Guerra Púnicas. «Carthago delenda est», sentenciaba Catón el Viejo. Que, hoy, Cartago sea Moscú o Washington lo dejo al gusto del lector. Para mí, la tercera Roma es Rusia. Ya saben de qué lado estoy.

Más de este autor

El imperio británico. El padre Kolbe. El terror

No voy a escribir sobre lo de Bruselas porque tendría que escribir también sobre todos los crímenes de la humanidad y sobre todos los terrorismos: el de Colombia, el de Venezuela, el de Cuba, el de Corea del Norte, el de los Estados Unidos de América. Un terrorismo este último de tipo pirata, que empezó con Francis Drake y así ha seguido, hasta hoy, con Churchill y Harry Salomon Truman y el holocausto atómico japonés, o el genocidio de Dresde y Colonia, esas masacres. Viene a ser que lo que comenzó la sanguinaria Isabel I degollando católicos y lo siguieron todos, incluso Gladstone y Disraeli, continúa hoy con los gringos: no es otra cosa el imperio yanqui más que la continuación hortera y cutre del Imperio Británico, aquel que, por lo menos en la metrópoli, conservaba unas formas y unos modales y unas modas y una hipocresía tan bien llevada: el esclavismo, la homosexualidad, el bestialismo o la coprofagia quedaban, of course, fuera de los salones victorianos, mientras Wilde se volvía loco, un poco.

Opinión

Defensa de las dictaduras

Al opositor ruso Boris Nemtsov se lo cargaron. Fue acribillado a balazos. Su hija dice que Rusia no es un país libre. Tiene razón. La cuestión es : ¿existe algo parecido a un país libre? ¿Ha existido alguna vez? Me temo que no. No hablo ya de los estados modernos, que son un balsámico sinónimo de lo que podríamos llamar «represión organizada», o quizás algo peor. En la democrática Grecia clásica, solo eran considerados seres humanos, y por consiguiente, como dirían Robespierre y Felipe González, «ciudadanos», los hombres libres. Las mujeres y los esclavos no pasaban de la categoría de cosas. No hablemos de la India o de China. No hablemos de las democracias occidentales.

Opinión

Más en El Subjetivo

Julia Escobar

Aquellos editores de antaño

«Es evidente que a la incuria española (las editoriales no saben lo que quiere decir la palabra historia) hay que añadir lo difícil que resulta mantener una memoria cuando se pertenece a un pueblo al que no le dejan instalarse en paz en ningún lugar»

Opinión

Jordi Bernal

Freedom

«Tengo la duda de si los indultos servirán para facilitar la convivencia como afirma Sánchez o si, por el contrario, agudizarán la polarización política en la que vivimos instalados»

Opinión