Iker Izquierdo

Las armas y las letras

La crisis ucraniana ha sido la gota que ha colmado el vaso y Rusia ha decidido abandonar un Tratado que, en el fondo, ya era papel mojado teniendo en cuenta la presencia de tropas, tanques y aviones de la OTAN en las repúblicas bálticas, o instructores militares estadounidenses en Kiev.

Opinión

Las armas y las letras
Iker Izquierdo

Iker Izquierdo

Touch darkness, and darkness touches you back. Locutor, traductor y lo que se tercie.

La crisis ucraniana ha sido la gota que ha colmado el vaso y Rusia ha decidido abandonar un Tratado que, en el fondo, ya era papel mojado teniendo en cuenta la presencia de tropas, tanques y aviones de la OTAN en las repúblicas bálticas, o instructores militares estadounidenses en Kiev.

José Stalin, el mayor genio geoestratégico del siglo XX, preguntaba a Churchill en Yalta con cuántas divisiones acorazadas contaba el Papa, ya que al parecer no debía oponerse a él. La pregunta de Stalin sigue teniendo sentido hoy día. Y si no, que se lo digan a Gadafi. Rusia ha decidido definitivamente abandonar el Tratado de Fuerzas Armadas Convencionales en Europa, firmado en 1990 por la OTAN y el Pacto de Varsovia. 

La OTAN no tenía nada que temer, pues la Unión Soviética estaba deshecha y mendigando préstamos a China y otros países. Apenas sí pudo pasar el invierno de 1989-1990, como para seguir manteniendo todo su arsenal militar a pleno rendimiento. El tratado fue casi un alivio.

Pero la década de los 90 y principios del siglo XXI vería como la OTAN y la UE se expandían por Europa del Este. El anuncio estadounidense de instalar un escudo antimisiles en Polonia y República Checa en 2006 convenció a Putin de que las restricciones de armamento sólo iban en detrimento ruso. Las dos guerras de Chechenia y la de Georgia, convenientemente azuzadas desde Washington, sólo fueron un motivo más para que Rusia decidiese rearmarse.

La crisis ucraniana ha sido la gota que ha colmado el vaso y Rusia ha decidido abandonar un Tratado que, en el fondo, ya era papel mojado teniendo en cuenta la presencia de tropas, tanques y aviones de la OTAN en las repúblicas bálticas, o instructores militares estadounidenses en Kiev. 

Vladimir Putin, un estadista astuto y materialista, sabe que la soberanía de un país y sus planes y programas no pueden defenderse sin armas. Pues ya lo decía Don Quijote en su famoso discurso: que las armas son superiores a las letras. Y que me corrijan si me equivoco, pero en Rusia leen más a Cervantes que en España. 

Más de este autor

Innecesario sentimentalismo

Breivik, el neonazi noruego autor de 77 asesinatos en Oslo y la isla de Utoya, demanda a su país por violación de sus derechos. El gobierno dice que su celda tiene 3 habitaciones, sale a pasear al patio una vez al día y tiene acceso a ordenador, televisión y PlayStation.

Opinión

Atascados en nuestro propio fango

La ONU ha advertido a “Europa” de que la operación que ha acordado con Turquía para la expulsión de inmigrantes ilegales vía Estambul viola la Convención Europea de Derechos Humanos, así que ojito con lo que hacen, etc.

Opinión

Más en El Subjetivo