José Carlos Rodríguez

Las calles limpias

La Fiscal General del Estado, a quien llamaríamos “la fiscala” con un lenguaje inclusivo, ha dado su opinión sobre las manchas amarillas en el espacio público: ocupar el espacio público con símbolos gualdos, y retirarlos, son ambos actos amparados por la libertad de expresión. Bien está.

Opinión Actualizado:

Las calles limpias
Foto: Manu Fernandez
José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez

Elegí vivir de contar lo que acaece. De todas las ideas sobre cómo debemos convivir, la libertad no me parece la peor.

La Fiscal General del Estado, a quien llamaríamos “la fiscala” con un lenguaje inclusivo, ha dado su opinión sobre las manchas amarillas en el espacio público: ocupar el espacio público con símbolos gualdos, y retirarlos, son ambos actos amparados por la libertad de expresión. Bien está. Todo espacio público es un campo de conflicto. En un ámbito privado decide el dueño, que para eso es suyo, pero sobre la cosa pública siempre cae un exceso de pretensiones que sólo puede resolverse con una combinación más o menos certera de criterio político y de sentido cívico ciudadano (perdónenme el pleonasmo).

En una sociedad avanzada triunfan el respeto a los demás y, por encima de todo, la higiene, sobre la ocupación partidista de lo común. Pero estamos hablando de Cataluña, una sociedad en un proceso acelerado de involución. Cataluña vive el desplome de la civilización; el retorno a la tribu. Una apocatástasis del catalán actual a los estadios más primitivos del hombre en los que, con plena justicia, científicos e historiadores racistas catalanes ya han identificado las trazas del catalán actual de pura cepa.

Por eso, por dar rienda suelta a un natural impulso civilizador, por mostrar que lo que es de todos no es en exclusiva de nadie, por pura supervivencia, y por higiene, hago un llamamiento a todo ciudadano consciente de su estatus no tribal a que retire los símbolos amarillos del espacio público.

Más de este autor

Pablo es tu pastor

«Lo que quieren Pablo y su hato de seguidores es un régimen en el que Pablo tiene todo el poder, y los demás nos sometemos a sus mandatos»

Opinión

El fraude Errejón

«Íñigo Errejón sabe bien lo que es ganar dinero sin dar un palo al agua, pero sí a la Universidad de Málaga»

Opinión

Más en El Subjetivo

Diego S. Garrocho

Las virtudes del adversario

«En vano nos afanamos quienes confiamos en la vertebración institucional de la democracia si creemos que basta con agitar una verdad formal para que ésta se imponga de manera unánime»

Opinión

Gonzalo Torné

On Resentment

«I might sooner imagine someone saying of himself that he is foolish or incompetent, in order to get something, or arouse pity, but resentful, never; a resentful human being never wants to let on that he is»

Zibaldone