Víctor de la Serna

Las formas y el fondo

En la era en que la palabra bien escrita y el telefonazo para charlar con los amigos han sido sustituidos por el rápido SMS, es probable que suenen a superfluas las viejas reglas que distinguían a la persona educada de la que no

Opinión

Las formas y el fondo
Víctor de la Serna

Víctor de la Serna

Periodista generalista a la antigua usanza, ha acabado especializándose en comunicación, cocina, vinos, baloncesto y las calles de Madrid.

En la era en que la palabra bien escrita y el telefonazo para charlar con los amigos han sido sustituidos por el rápido SMS, es probable que suenen a superfluas las viejas reglas que distinguían a la persona educada de la que no

En esta misma página, tan variada e interesante, detecté ayer una falta de ortografía y otra de sintaxis, muy vistosas ambas. (Se dice el pecado, no el pecador, pero vaya una pista: un sobretodo es, sobre todo, una prenda de abrigo). Lo que sucede es que me barrunto que yo soy ya de los últimos que se fijan en esas cosas. Me consta que soy el único, donde trabajo, que se pasa el tiempo mandando correos electrónicos a la Redacción, dando la tabarra con todo tipo de erratas y gazapos. En la era en que la palabra bien escrita e incluso el viejo telefonazo para charlar con los amigos han sido sustituidos por el rápido SMS con KE HCS TIO?, es probable que suenen a superfluas y hasta ininteligibles aquellas viejas reglas que distinguían a la persona educada de la que no.

Y, sin embargo, al igual que en la democracia liberal las formas son tan importantes como el fondo, las reglas –de ortografía, de urbanidad- son las que sirven para imponer una disciplina a nuestro cerebro y a nuestro comportamiento. La disciplina forma inextricablemente parte de la civilización. Sobre todo la disciplina que nos enseñan las reglas de lenguaje o de convivencia, tan casposas hoy para algunos: no se trata en absoluto de la férrea disciplina impuesta por la fuerza, sino de esas formas que acaban moldeando nuestra personalidad, nuestra actitud ante la vida. En una era de fulgurantes avances tecnológicos, la falta de autodisciplina, el desdén por las pequeñas normas comunes que son el tejido de la cultura, me parecen de bastante mal augurio para los próximos años, para que el progreso de las máquinas no se vea contrarrestado por la creciente burricie de los seres humanos. Y esa perspectiva –nos damos cuenta muchos, pero no los suficientes- es bastante realista. Y triste.

Más de este autor

Gracias, severos europeos

«La Unión Europea está toda ella luchando contra las dos enfermedades, la de salud y la económica, y se encuentra imbuida del carácter menos dadivoso de su historia»

Opinión

¿Un bloqueo insuperable?

«Es fundamental que PP, Vox, Ciudadanos y quizá los partidos regionalistas más cabales reconozcan la urgencia del momento y no permitan derivas hacia esa violencia»

Opinión

Más en El Subjetivo

Andrés Miguel Rondón

Nosotros los de marzo ya no somos los mismos

«Pero sobre todas las cosas tengo ahora un miedo, un miedo tan profundo como políticamente incorrecto, a que me vuelvan a encerrar. Y tengo unas ganas, unas ganas tan grandes como políticamente incorrectas, a volver a ir a la oficina, a viajar bien lejos de aquí y a donde me dé la gana, a vivir en una normalidad donde volvamos a hablar de otras cosas, a ser, en definitiva, el mismo que fui en marzo»

Opinión

Pilar Cernuda

Algo se mueve…

«Al finalizar el debate ha quedado en el ambiente un nosequé que abre la puerta a la posibilidad de que España supere los muchos males que hoy sufre: un gobierno que depende de populistas, independentistas y socios de los terroristas»

Opinión

Daniel Capó

El rencor inmortal

«Pienso mucho en el rencor porque en mi juventud no creía en él, a pesar de la maldad presente ya en la infancia. Ha sido un descubrimiento de la vida adulta, que es la edad de las traiciones y los desengaños»

Opinión

Luis Arenzana

From Pandemic to Pandemonium

«We strongly believe the Pandemic will extend Government influence to most formerly private enterprises because politicians will not be able to contain their desire for this second opportunity at grabbing more power and control over the means of production»

Opinión