José Carlos Rodríguez

Le Pen contra la civilización

Marine Le Pen, presidenta del Frente Nacional, tiene ya el programa con el que quiere ser la primera presidenta de Francia de la Historia. Éste incluye las siguientes medidas:

Opinión Actualizado:

Le Pen contra la civilización
José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez

Elegí vivir de contar lo que acaece. De todas las ideas sobre cómo debemos convivir, la libertad no me parece la peor.

Marine Le Pen, presidenta del Frente Nacional, tiene ya el programa con el que quiere ser la primera presidenta de Francia de la Historia. Éste incluye las siguientes medidas:

– Imponer barreras al comercio por medio de un alza de los aranceles.

– La salida del euro y la financiación de la deuda con la emisión de moneda nacional.

– Acabar con la independencia del banco central.

– Subvencionar la industria nacional que, aún con los aranceles, siga sin ser competitiva.

– Blindar las empresas francesas ante la adquisición por parte de capital extranjero.

– Imponer la compra de productos nacionales.

– Crear un impuesto sobre los trabajadores extranjeros.

– Imponer el criterio de igualdad en los salarios.

– Mantener la jornada de 35 horas semanales.

– Reducir la entrada de extranjeros a 10.000 personas por año.

Es el “Francia Primero”, émulo del “América Primero” de Donald Trump. Una apuesta resuelta contra la globalización, esa “cosa horrible” que “rechaza cualquier regulación”. En definitiva, lidera una plataforma para acabar con “la tiranía de Bruselas”, pero para imponer la suya propia. Marine Le Pen ha dicho que “estos comicios son una elección por la civilización”. Y la civilización ha crecido con el comercio, nunca contra él. Por eso hay que evitar que gane las elecciones francesas.

Más de este autor

Elecciones del desencanto

«El secesionismo no está tan movilizado como sugiere el reparto de escaños. Quizás muchos votantes no quieran repetir el fiasco de 2017»

Opinión

Más en El Subjetivo

Gregorio Luri

El capitalismo cognitivo

«El mérito se nos ha hecho más complejo y esta es una buena noticia, porque la persona capaz de asumir riesgos no es necesariamente la que posee una mejor titulación»

Opinión