Patricia F. de Lis

Lecciones para periodistas

La investigación sobre el espionaje en la prensa británica ha desvelado que no era una práctica aislada: más de 30 diarios espiaban y compraban información

Opinión

Lecciones para periodistas

La investigación sobre el espionaje en la prensa británica ha desvelado que no era una práctica aislada: más de 30 diarios espiaban y compraban información

Los tabloides son relativamente desconocidos en España. Estos diarios sensacionalistas, muy populares en el Reino Unido, se dedican a destapar escándalos, cubrir sucesos escabrosos, contar las miserias de los famosos y, en general, a tratar de desenterrar cualquier miseria humana que produzca titulares o fotografías que consigan aumentar las ventas. 

La reina madre de los tabloides era ‘News of the World’. Durante la década de 2000, el periódico, que llegó a tener más de siete millones de lectores, levantó numerosas exclusivas relacionadas con la familia real británica, actores y modelos como Hugh Grant o Sienna Miller, las vidas de soldados británicos en conflictos internacionales y, finalmente, el secuestro y asesinato de la colegiala Milly Dowler, que conmocionó al país. Según se conoció en 2011, la mayor parte de esas informaciones se consiguieron espiando. El diario contrató a detectives y hackeó los teléfonos de, entre otros, los familiares de Dowler, lo que provocó un escándalo mayúsculo que terminó con el cierre de ‘News of the World’.

Sus responsables desfilan estos días ante los juzgados y, muy posiblemente y vistas las evidencias del delito, serán castigados. El problema es que la investigación sobre el espionaje en la prensa británica ha desvelado que no era una práctica aislada: más de 30 diarios espiaban, compraban información, entre ellos, ‘The Sun’, el mayor periódico del país, con unos 2,5 millones de lectores diarios, y también propiedad –como lo fue ‘News of the World’– del magnate Rupert Murdoch. 

El espionaje masivo que ha practicado EE UU durante años a gran parte de sus aliados ha escandalizado a la prensa mundial. Pero los lectores deberían saber que algunos de esos medios recurren a esas mismas prácticas para ganar más dinero; deben conocer nuestras miserias, y decidir en qué periódicos ponen su confianza. Es la única manera de que esta maltrecha industria, acosada por los problemas económicos y la creciente falta de interés de los lectores, ofrezca razones que convenzan a la ciudadanía de que debe sobrevivir.

Más de este autor

El pueblo armado siempre será vencido

La violencia no es, claro, patrimonio de Estados Unidos. Muchas sociedades cultural, económica y socialmente avanzadas son violentas, y también otras que no lo son e, incluso, comunidades de primates como los chimpancés muestran que la violencia forma parte de las relaciones sociales .

Opinión

Demasiado poco, demasiado tarde

Se han publicado cientos de estudios, se han gastado millones de euros en cumbres climáticas, se han realizado protestas y manifestaciones; los que contaminan siguen contaminando.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19: THE TEMPEST

He calleth to me from Seir: Watchman, what of the night? Watchman, what of the night? The watchman said, The morning cometh, and also the night: if ye will enquire, enquire ye: return, come. Isaiah, 21: 11-12

Zibaldone