Lea Vélez

Legisladores lapidarios

A las niñas chinas les rompían los deditos y les vendaban sus extremidades inferiores en un aullido de dolor. El objetivo era lograr pies diminutos, más atractivos para el futuro esposo, inútiles para echar a correr. Era la versión asiática de "la mujer en casa y con la pata quebrada". La tortura duró mil años, hasta su prohibición por ley en 1949. Mao cambió el refrán: “el hombre es el cielo de la mujer”, por: “la mujer es la mitad del cielo” y se dinamitaron tradiciones.

Opinión

Legisladores lapidarios
Lea Vélez

Lea Vélez

Lea Vélez es escritora. Su novela más reciente es “La sonrisa de los pájaros” (2019). Es autora también del ensayo literario "La Olivetti, la espía y el loro" (2017) y de la novela "Nuestra casa en el árbol" (2017)".

A las niñas chinas les rompían los deditos y les vendaban sus extremidades inferiores en un aullido de dolor. El objetivo era lograr pies diminutos, más atractivos para el futuro esposo, inútiles para echar a correr. Era la versión asiática de «la mujer en casa y con la pata quebrada». La tortura duró mil años, hasta su prohibición por ley en 1949. Mao cambió el refrán: “el hombre es el cielo de la mujer”, por: “la mujer es la mitad del cielo” y se dinamitaron tradiciones.

“La he lapidado de acuerdo a la tradición del mensajero de Dios”. Esto no lo dice el Corán, pero lo decía Umar, segundo califa del Islam y suegro de Mahoma. Umar convirtió la lapidación en ley entusiasta allá por el seiscientos y pico, y ahí sigue su legado en el 2017, como un fósil que mata, porque es tradición.

También es tradición educar a cachetazos. Debe de ser que como es muy socorrido pegar, el castigo físico no le resulta repugnante al 90% de los legisladores del mundo. “La letra con sangre, entra”, «quien bien te quiere, te hará llorar» y demás lindezas. Los golpes para educar solo están prohibidos por ley en un puñado de naciones entre las que, por suerte, se encuentra España.

Hubo un tiempo valiente, de luces y pensamiento, en el que las tradiciones eran atrasos. Polonia fue el primer país del mundo en legislar contra el castigo corporal en los colegios gracias a la influencia de John Locke sobre los juristas de la época. Su eco de modernidad resuena en uno de los artículos de la actual constitución polaca, que prohíbe explícitamente los golpes y el castigo físico.

Pero a la vista de cómo anda el patio en la Duma, parece que no hemos aprendido gran cosa desde 1783. Más de doscientos años después de la revolución de las ideas, el legislador se olvida de mirar al futuro, excusando leyes retrógradas contra los más débiles en la tradición del bofetón.

Más de este autor

Este sol de Machado

«Las anécdotas literarias pavonan el camino de los poetas, de los lectores. El mito, cultivarlo, es importante y placentero»

Opinión

De etiqueta, libertad

«Lea, busque en internet sobre libertad sexual, sobre identidad de género, sobre temas que son fundamentales para alguien muy cercano a usted. Escuche. Escuche mucho. No se frustre tanto por no saber algo, albricias, porque hoy día no hay excusa para no tener un mínimo de información antes de decir esta boca es mía»

Opinión

Más en El Subjetivo

Argemino Barro

La coherencia de un cóctel molotov

«Acudir a una manifestación, reivindicar alguna causa en Facebook o colocar un cartel en una ventana sería mejor que nada: una expresión, al menos, de solidaridad, de apoyo, de ‘no estáis solos’»

Opinión

Diego S. Garrocho

Los pobres

«Los pobres no tienen que corresponderse con un imaginario subsahariano ni con la herrumbre oxidada de cualquier país remoto. Su vecina de 27 años que vive en casa de sus padres es pobre»

Opinión

José M. de Areilza Carvajal

Franklin Rhymes with Biden

«Franklin may also serve as an inspiration to the new president to hammer out a new international politics based on alliances, instead of on the bravado and improvisations which have weakened the United States, especially vis-a-vis China»

Zibaldone

Pablo de Lora

El adversatiVOX

«En España hemos vivido en un fértil período de satisfaciente normalidad institucional y personal, pero tengo la sensación de que con empecinada negligencia, si es que no con voluntaria determinación, nos precipitamos hacia ese ‘abismo epocal’ al que venimos tentando desde hace una década»

Opinión