Hermann Tertsch

Lenguaje vintage de un Putin en apuros

El presidente ruso Vladimir Putin tiene muy serios problemas. El precio del petróleo y de otras materias primas le han recordado de repente y de forma muy dolorosa que, tras más de tres lustros de poder ilimitado suyo, Rusia es en sus estructuras comerciales e industriales un país del Tercer Mundo. Y que sus grandes gestos imperiales, incluidos sus alardes militaristas, sus intervenciones exteriores y sus invasiones con anexión de Crimea incluida, apenas eclipsan ya a una economía lamentable, una población deprimida que sobrevive en niveles de pobreza y bajísima calidad de vida, un alcoholismo rampante que lleva a los varones rusos a tener una esperanza de vida africana y una sociedad amoral en la que corrupción, criminalidad, suicidio y desesperanza son fenómenos omnipresentes.

Opinión

Lenguaje vintage de un Putin en apuros

El presidente ruso Vladimir Putin tiene muy serios problemas. El precio del petróleo y de otras materias primas le han recordado de repente y de forma muy dolorosa que, tras más de tres lustros de poder ilimitado suyo, Rusia es en sus estructuras comerciales e industriales un país del Tercer Mundo. Y que sus grandes gestos imperiales, incluidos sus alardes militaristas, sus intervenciones exteriores y sus invasiones con anexión de Crimea incluida, apenas eclipsan ya a una economía lamentable, una población deprimida que sobrevive en niveles de pobreza y bajísima calidad de vida, un alcoholismo rampante que lleva a los varones rusos a tener una esperanza de vida africana y una sociedad amoral en la que corrupción, criminalidad, suicidio y desesperanza son fenómenos omnipresentes.

Los esfuerzos del régimen de Putin por presentar a Rusia como una nación vital y fuerte superior al “Occidente decadente» son solo fuegos de artificio pagados a precio de oro en propaganda interna y externa. Que hacen ricos a los propagandistas rusos y a los muchos extranjeros que abrevan en ese “fondo de rusofilia”. Pero que no varían un ápice la dramática realidad de una Rusia que, lejos de Moscú y San Petersburgo y sus avenidas y centros de superlujo, subsiste de forma lamentable y angustiosa entre barro, contaminación, pobreza, escasez, enfermedad, arbitrariedad y depresión. Los años de las vacas gordas no se utilizaron para invertir en nuevas formas de producción ni en formación ni en infraestructuras. Salvo en la industria militar, el tiempo apenas parece haber pasado en la Rusia de los Urales y más allá. Mientras. los multimillonarios tienen todas sus infinitas fortunas improductivas volcadas en sus yates, sus villas londinenses, sus bloques en Manhattan, sus fincas norteamericanas, sus clubs de fútbol, fondos de inversión occidentales o casas en Marbella.

Rusia ha vivido de sus materias primas y con los ingresos de sus ventas de esos productos no elaborados ha alimentado a su población. Como hacen, a otra escala por supuesto, los países africanos o asiáticos subdesarrollados. Y la inmensa riqueza que ha producido en los últimos veinte años solo ha servido para modernizar un ejército, lanzar una serie de aventuras megalómanas y enriquecer a los magnates amigos y al aparato del Estado en función de su lealtad al caudillo. Ahora los suministros a la población son cada vez peores. Y no hay dinero para mejorarlo. El malestar crece. Luego hay que recurrir al consabido remedio del patriotismo para alimentar las almas ya que no los estómagos. Gestas patrióticas como la anexión de Crimea o la invasión de Ucrania para ayudar a los “hermanos” rebeldes no pueden repetirse permanentemente.

Ni siquiera operaciones tan vistosas y rentables (gracias a un Barack Obama que nunca dejó de equivocarse en la región) como la intervención militar para ayudar al presidente sirio Bashir el Assad a salvar la piel y aplastar a sus diversas enemigos. Ahora hay que elevar el tono y sacar toda la retórica de la guerra fría, el lenguaje vintage de la URSS, para animar a la población a entender que si no encuentra alimentos y medicinas en sus ciudades y pueblos es porque la OTAN quiere atacar a la pobrecita Rusia. Eso le gusta a Putin. Presentarse como amenazado para prometer épica. En realidad lo que hace la OTAN es responder a las lógicas exigencias de defensa de los países vecinos de Rusia que no quieren sufrir algún tipo de aventura de Putin como le sucedió a Ucrania. Por eso, la presencia de la OTAN se ha multiplicado en el este. Por eso los polacos crean ahora una milicia permanente. Por eso los países bálticos quieren muchos más soldados occidentales permanentemente en sus bases. Por eso en la cumbre de la OTAN del mes próximo en Polonia deberá volver a quedar claro que Occidente no se puede permitir malentendidos con Rusia. Todos sus miembros tienen derecho a esta protección ante las tentaciones de Putin de distraer de su ruina de gestión de la economía y el desarrollo con una invasión militar. Rusia sabe que nadie quiere entrar en su territorio. Pero los países vecinos quieren seguir siendo solo vecinos. Y tener regímenes radicalmente distintos y opuestos al de Putin. Y pese a ello no convertirse como Crimea, en botín de Putin como tierra reconquistada.

Contexto

    Más de este autor

    Una apuesta posible

    Hoy entra Theresa May como primera ministra del Reino Unido en Downing Street. Lo hace en un momento de radical y dramático cambio histórico y de inmenso vértigo político y social debido a la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Y en medio de un terremoto en la clase política británica que hace desaparecer a muchas de las principales figuras de los pasados años, con su antecesor, David Cameron a la cabeza. Son muchas las enseñanzas que ahora se apresuran unos y otros a ver en la espectacular evolución de los hechos desde aquella madrugada del 24 de junio en que se supo que los británicos habían decidido en referéndum, contra todo pronóstico, salir de la Unión Europea.

    Opinión

    La muerte de un mal acuerdo

    Se daban los últimos retoques a la sede de la Cumbre Humanitaria Mundial en Estambul cuando, de forma imprevista y solo horas después de ser anunciado, Angela Merkel viajaba a Turquía, a Ankara, para tratar sobre la crisis de refugiados más grave de los últimos tiempos. Cumbres como la de Estambul o cualquier otra no tiene posibilidad alguna de solucionar nada si no funcionan los cauces bilaterales. Y la catástrofe humanitaria de esta última crisis de refugiados había remitido en los pasados meses por un acuerdo bilateral entre la UE y Turquía. O para ser más exactos entre Angela Merkel y Recep Tayyip Erdogan.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Victoria Carvajal

    Vulnerables

    «Europa se encuentra atrapada entre el desafío de transformar su economía hacia fuentes de energía más limpias, su dependencia energética en las importaciones y la competencia de China e India en la demanda de fuentes de energía más verdes»

    Opinión

    Ricardo Dudda

    Enfoques de género

    «Casi ocho de cada 10 suicidios en el mundo son masculinos. La causa de muerte más probable en los hombres entre 20 y 49 años es el suicidio»

    Opinión