José Carlos Rodríguez

Levantar a un muerto

Entre los poderes del Congreso de los Diputados está la facultad de levantar a un muerto. O, por ser más precisos, de pedirle al Gobierno que lo haga. El muerto, que es el general Francisco Franco, lleva 42 años de purgatorio en la vida política nacional. Es lo menos que le corresponde, después de haber ejercido como dictador durante 39 años. Pero la purga debe ser exclusivamente histórica. Franco basó su poder en su persona, por lo que políticamente está tan muerto como lo están sus restos.

Opinión Actualizado:

Levantar a un muerto
Foto: Javier Lizon
José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez

Elegí vivir de contar lo que acaece. De todas las ideas sobre cómo debemos convivir, la libertad no me parece la peor.

Entre los poderes del Congreso de los Diputados está la facultad de levantar a un muerto. O, por ser más precisos, de pedirle al Gobierno que lo haga. El muerto, que es el general Francisco Franco, lleva 42 años de purgatorio en la vida política nacional. Es lo menos que le corresponde, después de haber ejercido como dictador durante 39 años. Pero la purga debe ser exclusivamente histórica. Franco basó su poder en su persona, por lo que políticamente está tan muerto como lo están sus restos.

Franco no pensó en el Valle de los Caídos para su cadáver; fueron Adolfo Suárez y el Rey Juan Carlos quienes le hicieron un acomodo junto a José Antonio Primo de Rivera. No me parece mal que el PSOE quiera cumplir con esta última voluntad de Franco. Pero ha perdido una ocasión de contribuir, con este póstumo gesto hacia el dictador, a que el Valle de los Caídos se convierta un verdadero monumento a la reconciliación. Y lo tenía fácil, pues está dedicado a todos los que cayeron en la Guerra Civil, los de un bando y los del otro.

La reconciliación, la unidad del país, su continuidad histórica, la asunción de que somos una sociedad plural pero que todos, todos, tenemos unas instituciones comunes y un común espacio de debate nacional, es un bien para el que el Partido Socialista no está preparado. De hecho, ningún partido como el PSOE ha hecho más para sembrar la discordia entre los españoles, y ahí están sus 138 años de historia para demostrarlo. Se estrenó en el Parlamento pidiendo el atentado personal contra el presidente del gobierno. Colaboró con la dictadura de Primo de Rivera. Se alzó contra la II República en 1934. Y tras la muerte de Franco hizo suya, con toda justicia, la palabra “ruptura”. Hoy recurre a la nigromancia política para ahondar en la división entre los españoles. Levanta a un muerto para que se alcen los vivos unos contra los otros.

Más de este autor

Monarquía, pandemia y profilaxis

«Desde que Nietzsche proclamó la noticia de que Dios ha muerto, las monarquías cristianas son sistemas políticos republicanos. Eso es lo que podrá salvar la monarquía en España, que Felipe VI y sus sucesores actúen como republicanos ejemplares»

Opinión

Marea baja

«Pablo Iglesias ya está ahí, sentado en la mesa en la que se juega el poder, a punto de romper la baraja»

Opinión

Más en El Subjetivo

Joaquín Jesús Sánchez

Los lloricas

«Seguro que ahora, el buen timonel de la transición estará apenado, sentado en la casa opulenta de algún amigacho, pensando en que los «menores de 40 años solo lo recordarán como el de Corinna, el del elefante y el del maletín». Podría ser peor, majestad, pero es que no nos dejan»

Opinión

Cristina Casabón

Contra la tiranía identitaria, humor

«El humor es lo contrario a la cultura de la indignación, o cancel culture; si nos preocupáramos menos por nuestras identidades o por estar creando universos morales, podríamos ser más libres y escépticos. ‘Woke’ es un libro de humor unido a una ironía feroz sobre el mundo identitario»

Opinión