José María Albert de Paco

Leyentes

Escuchaba esta semana a Carlos Alsina hablar con José María García sobre la grandeza, la magia de la radio, en uno de esos habituales automasajes a que los radiofonistas son tan propensos.

Opinión

Leyentes
Foto: Fernando Villar
José María Albert de Paco

José María Albert de Paco

De pequeño, en la playa, solía entretenerme yendo y viniendo de lo hondo con algo que demostrara que había estado allí. Fue aquella mi primera escuela de periodismo.

Escuchaba esta semana a Carlos Alsina hablar con José María García sobre la grandeza, la magia de la radio, en uno de esos habituales automasajes a que los radiofonistas son tan propensos. Como quiera que estaban en la calle, en plena plaza de Colón, Alsina aludió a la manifestación del domingo y García lamentó que el manifiesto lo hubieran leído tres periodistas. A su juicio (y al de otros colegas, según he advertido después) el crédito de Carlos Cuesta, Albert Castillón y María Claver (¡y aun el de todo el gremio!) se verá inexorablemente afectado por haber participado en un acto partidista. Así, sin más. No porque hicieran suyo sin aparentes reparos un texto plagado de lamparones, sino por su condición de periodistas (aunque en verdad ejerzan su actividad en la linde del oficio). Como si el hecho de que un periodista, y hablo ahora en general, se comprometa políticamente con una causa (se comprometa, sí, ¿o el término sólo vale para las izquierdas?) suponga la pérdida automática de su solvencia.

Entre los quince firmantes del manifiesto que dio origen a Ciudadanos había al menos once que publicaban regularmente artículos en prensa, y de ellos uno, Arcadi Espada (el principal defensor, además, de la necesidad de constituirse en partido) trabajaba en la edición catalana de El País. De sus penalidades (bullying, diríamos hoy) en una redacción que, por decirlo pronto, sentía vergüenza de sí misma, da cuenta Espada en el postfacio-que-no-postfascio a la reedición de Contra Catalunya, una pieza que ha pasado inadvertida pese a que contiene (o acaso debido a ello) la primicia de que los responsables del diario en Barcelona mandaron retirar a última hora la crónica del acto de presentación del libro, que firmaba Sergi Pàmies. No, en aquel tira y afloja entre Espada y El País no fue Espada quien se dejó la credibilidad. Tampoco la del resto de firmantes del manifiesto (De Azúa, Giménez Barbat, Boadella, Pericay, Toutain, Ovejero…) sufriría menoscabo; de hecho, no era el primero con el que se atrevían, y desde entonces han suscrito decenas. Ítem más: Ciudadanos no ha encajado críticas tan implacables como las que han provenido (parece, por lo demás, ley de vida) de sus padres fundadores. Vuelvo a Colón, donde he dejado a García reprochando a tres periodistas que hubieran leído “cinco putas líneas” de un escrito de “connotaciones ideológicas”. Con lo mucho que él había hecho, ay, “por engrandecer la profesión”.

Más de este autor

Ho visto Maradona

«A Minguella le habría hecho falta un aval más fiable que sus propios ojos. Habría requerido un resto de esa prosa inflamada que a estas horas se derrama en los periódicos para persuadir a la directiva de Agustí Montal»

Opinión

La familia Adams

«’No digas nada’ es, por encima de todo, la más escalofriante caracterización de todos los otegis que en el mundo han sido, encarnada, aquí, en Gerry Adams»

Opinión

Más en El Subjetivo

Guillermo Garabito

No molestar

«A uno le gusta el interior de los hoteles como le gusta el interior de las historias. Por ellos va pasando la vida y sólo se necesita estar ahí, desayunando o merendando, para tomar nota»

No Category -