Jordi Bernal

Lo facha empieza en los Pirineos

«Tanta es la decadencia del villorrio que, en las elecciones municipales del pasado domingo, el candidato del partido ultraderechista de Marine Le Pen se hizo con la alcaldía»

Opinión

Lo facha empieza en los Pirineos
Foto: RAYMOND ROIG| AFP
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Antes de que Puigdemont la pusiera de moda con su megaespectáculo de predicador tronado y atorrante al más puro estilo de los fundamentalistas cristianos yanquis, Perpiñán era el nombre de la simpática localidad francesa en la que nuestros padres buscaban la libertad sin ira viendo en pase continuo el apolillado Último tango en París con su mítica mantequilla a modo de lúbrico lubricante furtivo. Eran tiempos duros e inhóspitos en los que el aceite de oliva todavía se consideraba sinónimo de fritanga y cualquier extravagancia vanguardista que viniera avalada por la intelligentsia del país vecino era abrazada con alborozo y fervor provinciano. Ese catetismo ingenuo, simpático y levemente sicalíptico marcó una época menos triunfal que patética y puso los cimientos de un género cinematográfico de cuño español conocido como destape por su inclinación a las picardías ligeras de ropa. Lo verde empieza en los Pirineos, de Vicente Escrivá, es considerada uno de los títulos seminales de ese género tan autóctono como el esperpento o la astracanada. La historia no es otra que la de un Resacón en las Vegas pero sin chino y con los grandes José Luis López Vázquez, José Sacristán y Rafael Alonso buscando carne tersa que llevarse a los ojos y la boca en la libertina Francia durante los últimos años del plúmbeo plomo franquista.

Mucho ha llovido desde aquellos tangos cardiacos y Perpiñán sólo es una evocación fantástica en programas nostálgicos de la televisión dominguera u otra tierra por reconquistar en la febril ensoñación nacionalista catalana. Tanta es la decadencia del villorrio que, en las elecciones municipales del pasado domingo, el candidato del partido ultraderechista de Marine Le Pen se hizo con la alcaldía. Como no hay mal que cien años dure, tal vez tan infausta noticia sea también el preludio del resurgimiento de Perpiñán como oscuro objeto de deseo español. Aún le saldrá competencia a Puigdemont si la muchachada de Vox le da por organizar patrióticas excursiones a la ciudad para preguntarles a sus autoridades cómo hicieron.

Más de este autor

Voces

«Sin la contribución de la cobardía social (así como de la ingenuidad de cierta izquierda paleolítica) la violencia nacida en el País Vasco, pero extendida a toda España, no hubiera podido durar tantos años»

Opinión

Más en El Subjetivo

Daniel Capó

Arraigos

«La puerilización de la sociedad no debería de ser una cuestión de derechas o de izquierdas (de hecho, afecta a ambas), sino un motivo de debate mucho más amplio»

Opinión

Pilar Cernuda

Don Juan Carlos debe regresar

«Es el mejor servicio que  puede hacer a una España  ahora descuadernada por un gobierno de coalición que impone iniciativas que rozan la inconstitucionalidad o caen directamente en ella»

Opinión