Joaquín Jesús Sánchez

Los locos

«Frente al sufrimiento y al abandono de los pacientes y a la frustración de sus médicos, el diputado Romero se ha cubierto de gloria berreando desde su escaño. Si su diarrea verbal hubiese ido contra otro colectivo, no habría discusión: este miserable tendría que irse del Congreso con cajas destempladas»

Opinión

Los locos
Foto: | EFE
Joaquín Jesús Sánchez

Joaquín Jesús Sánchez

Joaquín Jesús Sánchez (Sevilla, 1990) estudió Filosofía y escribe crítica de arte, crónicas malhumoradas y artículos de variedades. Puede seguir sus trepidantes aventuras en www.unmaletinmarron.com

En la sesión de control de hoy, Íñigo Errejón pidió reforzar las políticas públicas de salud mental. Después de relatar que el último barómetro del CIS afirma que seis de cada diez españoles declaran tener síntomas de ansiedad o depresión y que hay una media de diez suicidios diarios, el diputado popular Carmelo Romero le gritó que se fuese al médico.

Verán, un paciente que quiera ver a un psicólogo del sistema público de salud tendrá suerte si tiene una cita cada mes. Esos veinte o treinta minutos cada treinta días le llevarán, al menos, una lista de espera de tres o cuatro meses, a los que hay que añadir el par de meses que tarda en atenderte el psiquiatra, que es quien deriva al psicólogo. Una vez sorteados estos divertidos impedimentos, es muy probable que cada vez que acudas a consulta te encuentres con un facultativo distinto, porque las absurdas condiciones en las que trabajan (muchísimos pacientes con consultas muy espaciadas: ninguna oportunidad de mejoría) queman a los profesionales a una velocidad que se puede contar en meses. Mientras tanto, la gente se atiborra con esas pirulas maravillosas que le ha recetado el médico de cabecera para que pase el trago lo mejor posible.

Tener un trastorno mental no es más exótico que tener mal la rodilla. Al menos, no a efectos clínicos. Sin embargo, nadie le dirá a un paciente oncológico que lo que tiene que hacer es «intentar alegrarse» o a uno renal que «la diálisis no es para tanto» y que se anime. Lamentablemente, además de tener a un entrenador y a un epidemiólogo, cada español tiene un psicólogo dentro. Así, los tarados de este mundo, entre los que probablemente se incluya su compañero de trabajo, su pareja, su hijo o su madre, se chutan los psicofármacos de tapadillo para, por lo menos, no aguantar estupideces.

Frente al sufrimiento y al abandono de los pacientes y a la frustración de sus médicos, el diputado Romero se ha cubierto de gloria berreando desde su escaño. Si su diarrea verbal hubiese ido contra otro colectivo (enfermos cardiovasculares, por ejemplo), no habría discusión: este miserable tendría que irse del Congreso con cajas destempladas. Para enmendarse, el fulano ha escrito unas disculpas bochornosas en Twitter. «Tengo muchos amigos locos», le ha faltado añadir. «Yo condeno la violencia, pero es que la gente no estará tan deprimida si espera que la salve papá Estado».

«Vete al médico», palabra de botarate. Qué más quisiéramos, hombrecillo patético.

Más de este autor

Política y cosmética

«El gestito de la última musa de la izquierda tiene importantes consecuencias, sobre todo para la tal Ocasio-Cortez, que nos ha tenido entretenidos todo el día. El atuendo-pancarta dirá «tax the rich», pero significa «hablad de mí»»

Opinión

Escupir para arriba

«Hay que desconfiar de la gente que tiene un dios al que se le puede ofender: o adoras a un ser omnipotente y eterno o a uno que se enfurruña cuando le mientan a la madre»

Opinión

Más en El Subjetivo

Álvaro del Castaño

Plata o Plomo

«Todo individuo tiene derecho a pensar como quiera en una democracia (pero ¡ojo!, no en un sistema comunista). Por ejemplo este artículo no podría ser publicado bajo un régimen comunista, yo sería inmediatamente reprimido»

Opinión

José Carlos Llop

Farenheit 451

«En Canadá han ardido álbumes de Tintín, de Astérix y de Lucky Luke en el proceso de revisión histórica me temo que no ha hecho más que comenzar»

Opinión