Jordi Bernal

Lobos con piel de cordero

«Tiene su guasa macabra que el circo se haya montado por un matón de verso quebrado que cuenta en su lucido currículum con la amenaza a un testigo y la agresión a un periodista»

Opinión

Lobos con piel de cordero
Foto: ALBERT GEA| Reuters
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Aquellos que claman por la libertad de expresión son los primeros en amenazar y agredir a periodistas cuando creen que estos no informan según sus intereses. Entonces son manipuladores y secuaces al dictado del estado opresor. Los adalides de la libertad de expresión no tienen ningún reparo en coartar la ideas ajenas a golpes de pedrada o acallarlas mediante el insulto y el amedrantamiento cuando son las de VOX, el PP, Ciudadanos o el PSOE. Entonces no son ideas, tan cuestionables como las suyas, sino la enésima provocación de un hatajo de fascistas cuya única misión en la vida es tenerlos amordazados.

Ya no cuela su pacifismo ovino. La turba es violenta. Y ellos, mal que les pese, son turba enardecida y envilecida en hogueras nocturnas de contenedores y en saqueos de comercios. A los políticos les toca encontrar soluciones para estos jóvenes airados sin más horizonte vital que la piromanía urgente. A los sufridos ciudadanos, en cambio, nos toca pagar los desperfectos de la farra flamígera.

Tiene su guasa macabra que el circo se haya montado por un matón de verso quebrado que cuenta en su lucido currículum con la amenaza a un testigo y la agresión a un periodista. Eso sí que es ejercer la liberad de expresión sin cortapisas. No hace falta mencionar su gusto por los disparos en la nuca (el acto más cobarde de un mísero matarife), las bombas en coches ajenos y las siglas de bandas terroristas derrotadas para deducir que no nos encontramos ante un tipo que aspire a la convivencia pacífica con sus semejantes.

Puede –cosas más sorprendentes se han visto en esta vida– que la temporada entre rejas le lleve a la serena reflexión, y tras un periodo fuera del mundanal ruido, vuelva el rapero habiendo aprendido a contar versos y dispuesto a situar sus reivindicaciones en los estrictos cauces democráticos.

Más de este autor

Un desastre

«El nacionalismo catalán podría formar de nuevo gobierno. Viendo lo que han hecho en las dos últimas legislaturas parece algo más que una mala idea: un desastre para el país»

Opinión

El centro no paga a traidores

«Si Salvador Illa presentó su candidatura con una más que cuestionable experiencia a sus espaldas como gestor de la pandemia, el resto de candidatos en liza ha tenido la amabilidad de fortalecer sus aspiraciones»

Opinión

Más en El Subjetivo

Juan Manuel Bellver

Simpatía por la baguette

«No es la masa horneada transalpina la mayor amenaza para el estatus de la baguette, sino la industrialización, que ha traído a los supermercados de medio planeta esas versiones cutres y baratas»

Opinión

Agustín Baeza

Ciegos

«Durante un tiempo parecía que todos nos querían tener entretenidos, ahora simplemente nos quieren ciegos. Y nosotros obedecemos. Este país fue siempre de obedecer mucho»

Opinión