Jordi Bernal

Los bocachanclas

«Esperemos que, por el bien de salud intelectual cívica, a la peligrosísima cultura de la cancelación le presente batalla un frente algo más formado que esa pandilla de bochornosos bocachanclas»

Opinión

Los bocachanclas
Foto: J.J. Guillén| EFE
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

España es un país generoso en ocurrentes que apuran el ingenio hasta la salida de tono. Buena prueba de ello la encontramos en la política parlamentaria, tan espléndida en inconveniencias verbales, meteduras de pata, desbarros bizarros y micciones fuera de tiesto. En eso de meterse alegremente en jardines y liarla parda compiten con ahínco la derecha y la izquierda, tanto es así que nadie duda de la eficiencia en tales menesteres de ambas bancadas del hemiciclo. A mí me sigue pareciendo prodigioso y actualísimo el exabrupto aquel de Estanislao Figueras, primer presidente de la I República española: «Señores, voy a serles sincero; estoy hasta los cojones de todos nosotros».

Sin hurgar en la melancolía, es evidente sin embargo que hemos perdido en sutileza. De los oradores brillantes, viperinos, casi quevedescos, hemos degenerado en una suerte de mamporreros de la palabra, de chulapones tabernarios y de verbosos inconscientes. Ahora se estila el bocachancla que habla todo aquello que debería callar. El vividor Rufián, sin ir más lejos, ha convertido la incontinencia en su única actividad parlamentaria. A la falta de reflexión y freno, suma, como es natural, la carencia de las más elementales normas de educación.

Pero tampoco el Partido Popular se queda atrás cuando hay que dar la nota. Ahí tenemos al inefable Carmelo Romero mandando al médico a Iñigo Errejón cuando éste planteaba el acuciante problema de la salud mental en España o a la reciente plancha del diputado Diego Movellán afirmando que «en Podemos las mujeres sólo ascienden si se agarran a una coleta». Son muestras de una impertinencia que busca por encima de todo zaherir, y en cuya formulación provocativa no se encuentra ninguna brizna de inteligencia. Lo más preocupante es el desprecio y la prepotencia que ambas meteduras de pata contienen tanto para los enfermos mentales como para las mujeres.

Esperemos que, por el bien de salud intelectual cívica, a la peligrosísima cultura de la cancelación le presente batalla un frente algo más formado que esa pandilla de bochornosos bocachanclas.

Más de este autor

Triunfo doloroso

«Guste o no, la ganadora de las elecciones sabe cómo darle a su público lo que quiere y habla para los que le compran el argumentario»

Opinión

Malo conocido

«La verdad es que, visto el panorama, no lo tienen fácil los votantes de Madrid»

Opinión

Más en El Subjetivo

Paula Fernández de Bobadilla

Bienteveo

«Nada es eterno pero hay cosas que lo parecen, por eso cuando vemos el sol luminosísimo sobre el mar azul y brillante nos parece imposible que la tormenta que se vislumbra en el horizonte nos vaya a alcanzar jamás»

Opinión

Juan Marqués

No es nada extraordinario

«Desconfío de la ‘originalidad’ en poesía: estaría toda la vida leyendo las ‘variantes’ con las que Eloy Sánchez Rosillo aborda los cuatro o cinco temas esenciales»

Opinión

Rafa Rubio

Falsos dilemas

«Cuando la eficacia electoral se impone a la gestión de lo público y el mundo se divide en dos, sin alternativa posible, elegir es tomar partido y, en cierto modo, renunciar»

Zibaldone