Alfonso Donnay

Los colores de la vida

Debajo de ese guardapolvo negro, aparecen los colores de la vida, es un canto a la esperanza y a la libertad. Ella representa la imagen de la lucha de todas esas mujeres que han logrado sobreponerse a la tragedia que asola a países cómo Siria e Irak.

Opinión

Los colores de la vida

Debajo de ese guardapolvo negro, aparecen los colores de la vida, es un canto a la esperanza y a la libertad. Ella representa la imagen de la lucha de todas esas mujeres que han logrado sobreponerse a la tragedia que asola a países cómo Siria e Irak.

La imagen de esta mujer, que ha conseguido escapar del horror yihadista, despojándose del chador me ha impresionado.

Debajo de ese guardapolvo negro, aparecen los colores de la vida, es un canto a la esperanza y a la libertad. Ella representa la imagen de la lucha de todas esas mujeres que han logrado sobreponerse a la tragedia que asola a países cómo Siria e Irak.

Las mujeres cómo ella y sus hijas adolescentes, ya no van a ser esclavas sexuales, no van a ser vendidas por unos pocos dólares ni cambiadas incluso por un miserable paquete de cigarrillos. Las mujeres cómo ella, no tendrán que sentirse orgullosas e incluso contentas de ser violadas, por los que presumen ser los hijos perfectos del profeta.

Mientras occidente tarda en reaccionar y mira para otro lado, cientos de miles de mujeres, hombres, niños y ancianos, sufren el terror de un puñado de fundamentalistas, que como estamos comprobando día tras día, están dispuestos a hacer cualquier barbaridad. No se cómo se puede poner freno a todo esto, pero evidentemente algo hay que hacer. Las prioridades de occidente y sobre todo de Europa, en este momento no están en discutir sobre la deuda griega, sobre si Inglaterra se ira o no de la Comunidad Europea, o de si vuelve a iniciarse un periodo de guerra fría entre la OTAN y Rusia.

Europa debería de adoptar un compromiso mayor a todos los niveles con estos refugiados. Pero no cerrando sus fronteras, ni dificultándoles el acceso. No se puede repetir lo que ha estado ocurriendo recientemente en la frontera entre Italia y Francia.

Más de este autor

¡Bienvenido Siwar (Ongi etorri)!

Aylan murió ahogado en una playa turca, Siwar sin embargo ha nacido en el campo de refugiados de Al Zaatari (Jordania), el segundo más grande del mundo. En sus destinos, nunca estaría escrito que todo esto iba a suceder.

Opinión

Si San Tarsicio levantara la cabeza

No le preocuparía que en una de las esquinas de su calle, una mujer estuviera intentando ganarse unos euros, para dar de comer a sus hijos. San Tarsicio hubiera quitado ese cartel que echa las culpas a las putas de ensuciar las calles y hubiera mandado a los infiernos al chulo que vigila y que seguramente la maltratará si no consigue redondear una buena jornada de trabajo.

Opinión

Más en El Subjetivo

Rafa Rubio

Falsos dilemas

«Cuando la eficacia electoral se impone a la gestión de lo público y el mundo se divide en dos, sin alternativa posible, elegir es tomar partido y, en cierto modo, renunciar»

Zibaldone

Victoria Carvajal

Biden el radical

«Dadas las devastadoras secuelas sociales y económicas del coronavirus y el ritmo imparable de contagio en países como India, su ‘radicalidad’ puede que sea lo que el mundo necesita»

Opinión

Antonio García Maldonado

Los motivos de Biden

«Biden ha llegado a declarar muerto el mantra de la trickle-down economic imperante desde los 80 del siglo pasado, y se ha atrevido, en consecuencia, a proponer subidas de impuestos a los que más tienen para frenar una desigualdad que explica demasiadas cosas en la inestabilidad social y política de las democracias»

Opinión