The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Los del crucifijo eran ellos

Foto: Tribunal Supremo | EFE

En el programa de sátira política de TV3, Polònia, se representa regularmente a los jueces del Tribunal Supremo como figuras casposas y con el crucifijo siempre a mano en esta suerte de nacionalcatolicismo 2.0 que es, para ellos, la democracia española.

La propaganda de agitprop ha sido altamente convincente. Parecía que los representantes de este carlismo contemporáneo fueran, en realidad, afrancesados ilustrados, mientras que las instituciones del Estado seguían ancladas en el franquismo sociológico. Pero nada más lejos de la realidad.

El primer afrancesado en demostrar que el progreso y la ilustración están del lado del Estado de Derecho ha sido Manuel Valls, candidato a la alcaldía de Barcelona. En un sentido casi étnico de la política, el nacionalismo siempre tuvo el anhelo de que el exprimer ministro francés podría cosechar simpatías con una causa que atenta contra los valores fundacionales de la Unión Europea.

El segundo revés ha llegado con el inicio del juicio al procés. La “buena persona”, devoto del Señor y de los cánticos del Virolai, es Oriol Junqueras. El temido tribunal, presidido por Manuel Marchena, ha resultado ser un grupo de laicos y modernos, garantes de la separación de poderes que ideó Montesquieu.

Y es que ya se sabe que el concepto de Nación es tan absoluto como el de Dios, y necesita que la gente crea fervientemente en ella. A costa de las leyes, de la pluralidad y de las sociedades construidas sobre el individuo.

Más de este autor

El Rufián 'youtuber'

"Rufián no será el héroe de la retirada que necesita el independentismo debido a su carácter polémico y su sobrevenida llegada al independentismo con el auge del procés"

Más en El Subjetivo