Jordi Bernal

Los días felices

«Los días de especulaciones siempre son días felices. Todo está por hacer y todo es posible. Luego la realidad acaba imponiéndose con dureza»

Opinión

Los días felices
Foto: Marta Pérez| EFE
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

El presidente Sánchez se mantiene en sus trece con los indultos. Con la convivencia por bandera. Está por ver el resultado de su jugada. De momento, Junqueras avala el movimiento de Sánchez. Habrá diálogo y negociación. Más difícil saber en qué acabará esa negociación. Es casi imposible que satisfaga los deseos independentistas de una amnistía general y de un referéndum de autodeterminación. Así que el asunto, tal y como apuntaba hace poco José Luis Rodríguez Zapatero, podría ir por una reforma del Estatuto.

Los días de especulaciones siempre son días felices. Todo está por hacer y todo es posible. Todo el mundo piensa que podrá disuadir al otro y acabará imponiendo sus criterios. Luego la realidad acaba imponiéndose con dureza.

En cualquier caso, no es una mala noticia que las dos partes hayan decidido sentarse para intentar resolver el problema.

Cataluña, qué duda cabe, vive instalada en una laberíntica decadencia. Nunca, a lo largo de la historia, el victimismo ha traído nada de provecho a una tierra que ha prosperado (y ha hecho progresar al conjunto de España) cuando se ha enjugado los mocos y las lágrimas derrotistas y mirando al frente ha pedaleado a piñón fijo: más pendiente de lo que se cuece en Europa que de lo que hace Madrid a sus espaldas.

Sólo rompiendo ejes nacionales y volviendo a situar las diferencias ideológicas en el terreno económico y social, podrá superarse la actual ciclotimia mareante. De la euforia procesista hemos pasado a una abulia rastrera sin más horizonte que las vanas ilusiones de un referéndum independentista.

Así que hasta nuevo aviso la situación no tiene visos de mejora. Aun así ya es un paso que se relaje el enfrentamiento constante y que se empiece a buscar otras vías que faciliten el diálogo y el entendimiento.

Más de este autor

Un pícaro anda suelto

«Hace cuatro años, el pícaro se decidió por la fuga. No me parece mal, conociendo el destino de los compañeros que decidieron quedarse en territorio español, pero de ahí a declarase un exiliado impenitente hay un abismo»

Opinión

Más en El Subjetivo