The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Lunática

Lo que nos faltaba. Que la luna fuera más joven de lo que es. Mejor noticia imposible. Si hay un astro con el que muchas mujeres nos sentimos reflejadas y comprometidas mensualmente es con la Luna.

Lo que nos faltaba. Que la luna fuera más joven de lo que es. Mejor noticia imposible. Si hay un astro con el que muchas mujeres nos sentimos reflejadas y comprometidas mensualmente es con la Luna. Nos anima, nos impulsa, nos inspira y nos reconforta. Su juventud es motivo de celebración.

De los diversos misterios que encierra el Universo nada más especial que el que guarda la Luna. Es enigmática y dueña de todos los momentos con los que nos relacionamos sentimental y físicamente. Durante siglos ha sido guía del cambio de las actividades desarrolladas por la especie humana. No en vano juega un papel fundamental a la hora de interpretar los ciclos con los que los indígenas y en otros casos, los nativos, dirigían sus etnias a través de las generaciones. Incluso hoy en día su presencia continúa activa en una gran cantidad de proyectos relacionados con el desarrollo ambiental. Es imposible aislarla del crecimiento mundial por ende emocional porque su fuerza natural ejerce poder.

La fotografía de la Luna siempre guardará un lugar especial entre los fanáticos que le guardamos pleitesía y la respetamos por encima de muchas otras cosas. Quizás nos tacharán de románticos empedernidos pero nadie podrá negar que es dueña de algo muy exclusivo e irremplazable. Es señora de la noche. Cómplice del amor. Y lo mejor es que podríamos catalogarla como uno de los seres más generosos que puedan existir. La regalamos innumerables veces durante nuestra vida. La dedicamos sin vergüenza alguna porque creemos ser dueños de ella. ¿Habrá algo que nos fascine más que su presencia en una noche cualquiera? Lucir esplendorosa es suficiente para arreglar cualquier paisaje, por muy poco futuro que tengan los involucrados.

Nada podrá llenar el espacio que inunda la Luna. Nada. Es cómplice permanente de los enamorados. De los poetas y artistas que durante siglos se sirven de su existencia para continuar inspirando a la humanidad. Si los científicos han logrado demostrar que tiene menos años de los que yo imaginaba, hoy tengo motivos suficientes para celebrar. Festejo tu juventud. Conmemoro el día de hoy. Querida Luna, si es cierto que guardas más vitalidad de la que yo pensaba, me veo en la obligación de quererte el doble. Vivirás más que yo y eso es una garantía de vida. Sígueme dando luz cada noche y cada madrugada mientras tenga el privilegio de observarte y disfrutarte en soledad o bien acompañada. Ya veré que hago en cada uno de los casos.

Sé que poco o nada te importan nuestras desdichas. Tú, dedícate a brillar que nosotros haremos el resto. Eres motivo de estudio. Territorio ávido por conquistar. Lugar privilegiado y deseado. Nada más placentero que contemplarte y aunque llegar a tí parezca imposible, millones de personas logramos tocarte las noches que decidimos cerrar los ojos y entregarlo todo. Junto a ti no hacen falta los tratamientos antiedad, eres la mejor medicina rejuvenecedora con la que podamos contar. No me preocupo por promocionarte porque con 65 millones de años menos, tengo la seguridad de que tu esplendor lo conocerán suficientes lunáticos en esta tierra.

Más de este autor

Besalamano

Ante la noticia del buzón de Dickens tengo que declararme públicamente amante de las cartas a mano. De la buena caligrafía. De ...

Telerealidad

No ha habido razones para convencer al juez e Isabel Pantoja tendrá que ingresar a la cárcel. Su vida continuará siendo el drama de ...

Más en El Subjetivo

Dignidad

Como nunca estuvo muy claro qué añade la dignidad a los derechos humanos, con el tiempo, aquélla ha aspirado a ser el fundamento metafísico de estos