The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Macroconciertos, esa cultura

Aunque se extrañen nuestros hijos –y ya, en algunos casos, ¡ay!, nuestros nietos-, los que tenemos gustos musicales blueseros y rockeros pero una edad ya bastante provecta no pertenecemos a la cultura de los llamados festivales o conciertos masivos al aire libre.

Aunque se extrañen nuestros hijos –y ya, en algunos casos, ¡ay!, nuestros nietos-, los que tenemos gustos musicales blueseros y rockeros pero una edad ya bastante provecta no pertenecemos a la cultura de los llamados festivales o conciertos masivos al aire libre. Aun habiendo crecido en países pioneros como Estados Unidos o Gran Bretaña, los que ya habíamos cumplido los 20 años a finales de los 60 no vivimos el fenómeno más que tardíamente, tangencialmente, parcialmente. Los festivales fueron más bien cosa de nuestros hermanos pequeños: es un tipo de festejo relativamente reciente.

En aquel decenio pionero de los 60, los adolescentes cultivábamos el rock and roll a base de discos de 45 rpm, de emisoras de radio de los 20 o los 30 o los 40 principales –en 1963 había tres de ellas ¡en onda media! en Nueva York: WABC, WMCA, WINS- y, para festejar una graduación o un cumpleaños, quizá una velada en un club canalla de rock de Greenwich Village.

Muy al final de esos años 60 los pequeños y elitistas festivales veraniegos de jazz y folk dieron paso a los grandes festivales: la isla de Wight en Gran Bretaña, Woodstock en Estados Unidos, y ya nada fue igual.

Lo que vemos desde hace unos años es una exacerbación del fenómeno. Aquel mundo dominado por los discos que conocimos, y que los CDs prolongaron, ha desaparecido porque internet y la piratería han acabado con la industria discográfica. Y, como hace un siglo, los músicos aprenden a ganarse la vida a golpe de actuaciones en directo. El otro día, por acompañar a una hija y por admiración hacia una cantante que tanto nos impresionó hace tres lustros, fui a pasar un buen rato escuchando a Lauryn Hill, por primera vez en España, en el Rototom de Benicasim. Y descubrí otra cosa nueva: la drástica especialización hoy de festivales y de su público. Con muchas rastas, el del Rototom se reparte entre ‘reggaeros’ y ‘raperos’. Curioso: en cuanto Lauryn entonaba algo más rockero, se les perdía la mirada en el infinito, con gesto de intenso hastío.

¡Qué tiempos! ¡Qué tribus!

Más de este autor

Aturdidos por la realidad

"Toparse de repente con la realidad de una sentencia judicial y de una violencia organizada en Cataluña significa un choque para el que Sánchez está singularmente mal equipado"

Más en El Subjetivo

La jornada 14 del juicio

"El libro de David King –un trepidante best-seller de no ficción narrativa traducido por Iñigo F. Lomana para Seix Barral- describe el putsch de Múnich, pero básicamente reconstruye aquel juicio y sus repercusiones"