The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Madrid frente a la revolución

"Hoy Pablo Casado ha salvado los muebles. Dos apuestas suyas, Martínez Almeida y Díaz Ayuso, gobernarán la capital y su región"

Foto: Javier Lizon | EFE

Las elecciones generales, y las elecciones regionales y municipales, tienen que interpretarse a la luz de la revolución. La revuelta de una parte de Cataluña contra la Constitución Española no es un golpe de Estado, como dicen muchos, sino una revolución. Es un intento de subvertir el orden político e imponer un nuevo pacto, sobre bases renovadas y, a diferencia de la Transición, sin la voluntad de incluir a todas las opciones políticas, a todos los sectores sociales.

En este movimiento hay tendencias diferentes e incluso opuestas en ciertos aspectos. Los nacionalistas catalanes difieren en la velocidad de la ruptura con el resto de España. El PNV espera acontecimientos, y mientras cobra dinero y votos. Podemos ve el proceso separatista como la oportunidad para echar abajo el “régimen del 78”, como lo llama Pablo Iglesias. Y el PSOE sigue navegando entre dos aguas, sin frenar la revolución en marcha, pero sin comprometerse con ella del todo. Hoy, como en las elecciones de 2016, el PSOE tiene la clave de todo. Las elecciones nacionales colocan al PSOE entre el bloque revolucionario, con Podemos y los nacionalistas, y Ciudadanos.

Pero el ganador ha sido el PSOE, y el perdedor Pablo Iglesias. Su partido ha perdido votos, han estado a punto de quedar fuera en la Comunidad de Madrid, y las formaciones desgajadas de lo que fue Podemos, en la capital o en Cádiz, han tenido buenos resultados.

Pero las elecciones regionales y locales no han sido menos importante. El Partido Popular, Ciudadanos y Vox suman suficientes apoyos para gobernar el Ayuntamiento de Madrid, gestionado con dolo y alevosía por Manuela Carmena y el PSOE. Y también para gobernar la Comunidad de Madrid, con Isabel Díaz Ayuso al frente. Y recuperan la ciudad de Zaragoza. Madrid, Ayuntamiento y Comunidad, son el epítome del modelo de gestión del Partido Popular, y lo deberán ser de las tres formaciones del centro y la derecha. Y el principal apoyo desde las instituciones, junto con Andalucía, de lo que tienen que proponer al resto de España con las siguientes elecciones generales a la vista.

Hoy Pablo Casado ha salvado los muebles. Dos apuestas suyas, Martínez Almeida y Díaz Ayuso, gobernarán la capital y su región. Ciudadanos ha fracasado en su malhadado intento por liderar el centro derecha. Y Vox, perjudicado por el orden de las elecciones, ha perdido la mitad de sus votos.

Más de este autor

Más en El Subjetivo

Efecto dominó

Hay episodios que refuerzan la impresión que el proceso al Procés tramó, trama y tramará una telaraña legal y penal en ocasiones arbitraria para envolver lo que también está siendo juzgado pero que se pretende invisibilizar