Javi Dale

Mafalda, nuestra contemporánea

Durante décadas, Mafalda, nuestra contemporánea, nos ha ayudado a gritar lo que sigue siendo urgente. Lo que querríamos decir siempre, alto y claro.

Opinión

Mafalda, nuestra contemporánea
Javi Dale

Javi Dale

Periodista sin puerto. Pronórdico. Curioso compulsivo y amante de los saberes inútiles.

Durante décadas, Mafalda, nuestra contemporánea, nos ha ayudado a gritar lo que sigue siendo urgente. Lo que querríamos decir siempre, alto y claro.

“Parece que por el preciso y exacto lapso de un tiempito los lectores que estén hartos de nosotros van a poder gozar de nuestra grata ausencia dentro de muy poco”. Así empezaba a contar Susanita -la de Mafalda, y no harán falta más presentaciones- la despedida de la tira cómica que Quino empezó a publicar hace medio siglo. Fue el 18 de junio de 1973, y exactamente siete días después, un 25 de junio de 1973, Mafalda decía adiós a sus lectores.

Si es que alguna vez llegó a decir adiós.

Un compatriota de Quino, Julio Cortázar, dijo que no conviene confundir lo actual con lo moderno (la frase la conozco por la cita que Ismael Serrano incluyó en uno de sus discos: no quisiera dármelas de leído). Quizá las tiras de Mafalda sean el ejemplo más visual de la verdad que reflejó el autor de ‘Rayuela’. Que haga más de cuatro décadas que Mafalda y sus amigos dejaron de existir y que su humor –y no sólo su humor: su denuncia, lo que tienen de editorial, de enseñanza muchas de las tiras- sea perfectamente contemporáneo no sólo habla del genio de Quino, sino de lo poco que han cambiado algunas cosas. Un ejemplo: Que el ataque de risa de Mafalda tras leer la definición de democracia se siga empleando para ejemplificar las carencias del sistema democrático –y no hablo del 9-N, o no sólo- nos lleva a entender la modernidad del trabajo de Joaquín Salvador Lavado, quizá el autor más citado, aunque sea por la vía interpuesta de sus personajes, del último medio siglo.

Durante décadas, Mafalda, nuestra contemporánea, nos ha ayudado a gritar lo que sigue siendo urgente. Lo que querríamos decir siempre, alto y claro.

Y, definitivamente, sin censu. (Aunque a veces no poda decir por razo que son del domin publi)

Más de este autor

Trabajos de amor perversos

“Todo tiene que ver con una mujer”, dijo el presidente de Chipre Nicos Anastasiades a colación del secuestro del avión de EgyptAir que cubría la ruta entre Alejandría y El Cairo y que se desvió a Larnaca. Una declaración, según se tome, de auténtico ‘crack’. De auténtico ‘crack’ neuronal, quiero decir: sostener, aunque sea con sorna, que una mujer o el amor –cielos, el amor- tienen que ver con el secuestro implica una ceguera importante.

Opinión

Barbarie y sinrazón

Sí, barbarie y sinrazón. Y también demencial y trágico. El diccionario está lleno de palabras desgastadas de sentido y que aplicamos como un mantra –también podríamos usar horror- cada vez que, como hoy en Bruselas, el terrorismo de raíz fundamentalista golpea una parte del mundo. Y particularmente si es Europa, claro. El manual del calificativo, supongo, nos consuela de algún modo: es ira, pero es controlada. Es condena –enérgica, claro, que no está de más subrayar lo evidente-, pero es a su vez calma. Son palabras, en suma, cada vez más vacuas. Infoxicadas. También como estas que leen.

Opinión

Más en El Subjetivo

Guillermo Garabito

No molestar

«A uno le gusta el interior de los hoteles como le gusta el interior de las historias. Por ellos va pasando la vida y sólo se necesita estar ahí, desayunando o merendando, para tomar nota»

No Category -

Jordi Bernal

Comité de expertos

«Tal como han ido las cosas, sería hasta comprensible que en diez días el ministro Illa se presente puntual a su comparecencia ante los medios acompañado por un grupo alborotado de simpáticos chimpancés con batas blancas»

Opinión