Jordi Bernal

Malo conocido

«La verdad es que, visto el panorama, no lo tienen fácil los votantes de Madrid»

Opinión

Malo conocido
Foto: Comunidad de Madrid| EFE
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Según las encuestas, los madrileños harán caso a la inefable Bea Fanjul y, optando por lo malo conocido, votarán en masa a Díaz Ayuso. La verdad es que, visto el panorama, no lo tienen fácil los votantes de Madrid. El PP parece aglutinar un voto útil que no tiene la más mínima gana en conocer lo bueno imprevisible y se queda con ese grito de una libertad que enseña la patita retroliberal sin complejos y con posado chulapón. Sin embargo, las encuestas también certifican que esa concepción insolidaria de la libertad deberá compartir mesa y mantel con los ultramontanos de Vox. Si así fuera, más que un gobierno de centroderecha estaríamos ante el primer experimento nacional-populista en España. Bueno, en Cataluña padecemos una cosa parecida desde hace lustros. Al final no es que se le coja cariño, pero se aprende a vivir sin que te afecte demasiado.

En cuanto a la izquierda, la presencia omnisciente de Pablo Iglesias ha hecho más mal que bien. No sé si España le debe una a Ayuso, pero sin lugar a dudas la bajada a la arena del líder de Podemos movilizará a votantes (y no son pocos) que no le pueden ver ni en pintura.

Gabilondo, por su parte, ha demostrado su escaso interés en presidir la Comunidad de Madrid. Bien es cierto que se trata de un señor educado que se ha visto sobrepasado por un circo gritón que sólo beneficia a aquellos que esconden la inanidad programática detrás de ocurrencias estridentes y broncas tabernarias.

Ahí tampoco tenía mucho que hacer el templado Edmundo Bal. Si tiramos de símil cinematográfico, Ciudadanos morirá con las botas puestas en estas elecciones. El candidato de Ciudadanos ha hecho una campaña digna y se ha desmarcado de la crispación circundante. Ha intentado explicar propuestas y aportar programa. Sin embargo, como todo en ese partido, llega tarde. Demasiado tarde.

Más de este autor

Triunfo doloroso

«Guste o no, la ganadora de las elecciones sabe cómo darle a su público lo que quiere y habla para los que le compran el argumentario»

Opinión

Una épica gris

«La ciudadanía necesita un proyecto político que cambie de opinión según los dictados de la realidad y que recupere para el odioso marketing político la actitud artesanal del ‘háztelo tú mismo’ punk»

Opinión

Más en El Subjetivo

Argemino Barro

El ocaso de los héroes

«El secreto de la Gran Generación es que su ciclo vital encajó perfectamente con un ciclo histórico. Los nacidos antes no vistieron el uniforme ni experimentaron la gloria; en cambio, sufrieron la depresión económica durante la flor de su vida»

Opinión