The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Mamá, ¿qué es un porro?

Pero, ¿cómo lograr el balance entre una respuesta responsable y que a la vez sea satisfactoria? Bienvenidos al maravilloso mundo de la crianza. No existe un manual

“El porro es un género musical de la costa caribe de Colombia, con variedad de instrumentos de viento y se baila suavemente”.  “Pero mamá,  Miley Cyrus no canta porro, lo de ella es pop. Te pregunto porque leí que tenía un porro en el escenario. ¿Qué es eso? 

Para qué mentir cuando es más fácil salir huyendo. Eso queremos algunos al vernos interrogados por los pequeños de la casa. Un porro es un porro. Ni más ni menos. Un cigarrillo de marihuana que tiene diversos usos y que incluso la medicina los considera  benéficos en algunos casos. Existen personas que fuman porque son mayores de edad y tienen la capacidad de tomar sus propias decisiones. Hay otras como Miley Cyrus que nos obliga a dar explicaciones sobre su existencia. 

Quienes la conocimos en sus tiempos de Hannah Montana guardamos recuerdos de nuestras hijas llegando al concierto y posando junto al afiche de la niña más popular de Disney. Ahora nos preguntamos: ¿En qué momento se creció el enano? El mundo va muy rápido. Tanto es así que me ha tocado explicarle a mi hija cosas que pretendía contar más adelante por las perlas de la cantante del momento. Es imposible evitar que las noticias, que en el caso de Cyrus son pan de cada día con portadas y titulares en todas partes, pasen de largo sin ser debatidas y discutidas a la hora del desayuno. Dar respuestas coherentes desde las siete de la mañana es un reto.  Además con el riesgo de convertir mi respuesta en tema de conversación durante el  recreo me veo obligada a ser contundente.

Las preguntas, por ocurrentes que sean, hay que responderlas de forma sencilla. Y qué difícil aparentar sencillez cuando la explicación implica tanto.  Según los expertos hay que dar la información necesaria y adecuada para la edad. El problema es que los niños, los de ahora, no tragan entero. Si intentamos evadirlos estaríamos cometiendo un grave error. Mejor que pregunten en el comedor de casa para luego poder compartir los conocimientos en la cafetería del colegio. Esa es la dinámica. Teniendo en cuenta la forma como opera la mayoría creo profundamente en una comunicación abierta para evitar sorpresas y sorprendidos, como generalmente nos pasa a los padres.

Pero, ¿cómo lograr el balance entre una respuesta responsable y que a la vez sea  satisfactoria? Bienvenidos al maravilloso mundo de la crianza. No existe un manual. Esconder los periódicos y las revistas como si fueran un peligro, no. Mejor guiar sus lecturas. Dejar libre acceso a internet para que investiguen por sí solos, tampoco. Está comprobado que hay que controlar a los niños cibernautas. Prohibirles Miley Cyrus y todo lo que se le parezca  no es una posibilidad. Sus canciones suenan de día y de noche. El planeta seguirá girando y puedo apostar que el único que se quiere bajar en este momento es Billy Ray, el papá de la que se atrevió a encender un porro en plena ceremonia de los premios MTV Europa.

 

Más de este autor

Besalamano

Ante la noticia del buzón de Dickens tengo que declararme públicamente amante de las cartas a mano. De la buena caligrafía. De ...

Telerealidad

No ha habido razones para convencer al juez e Isabel Pantoja tendrá que ingresar a la cárcel. Su vida continuará siendo el drama de ...

Más en El Subjetivo

Cuidado con los cuidados

"Reivindicar esta “ética del cuidado” como la aportación distintivamente feminista a la vida pública e institucional, despertaba, y sigue despertando, un lógico recelo: “naturalizar” ciertas distribuciones de roles, actitudes y tareas"