Marta Parreño Gala

Marketing con piernas

La otrora tierna y dulce Hannah Montana ha vuelto a liarla. A pesar de actuar mucho más recatada que en otras ocasiones, Miley Cyrus se encendió y fumó un porro sobre el escenario

Opinión

Marketing con piernas
Marta Parreño Gala

Marta Parreño Gala

Periodista y cineasta. Escribo, filmo y creo. He rodado 7 cortometrajes y trabajado en El Periódico de Catalunya, Ling Magazine, COM Radio y La Vanguardia. Ahora en Adams Editorial.

La otrora tierna y dulce Hannah Montana ha vuelto a liarla. A pesar de actuar mucho más recatada que en otras ocasiones, Miley Cyrus se encendió y fumó un porro sobre el escenario

La otrora tierna y dulce Hannah Montana ha vuelto a liarla. A pesar de actuar mucho más recatada que en otras ocasiones –aunque lo hizo vestida con una especie de bañador blanco ajustado, remetido y apretado hasta lo más profundo de sus entrañas– Miley Cyrus se encendió y fumó un porro sobre el escenario del Ziggo Dome de Ámsterdam después de recibir un premio en los MTV europeos. 

La nueva rebelde sin causa de la factoría Disney se aseguró de que todos viéramos otra vez su actitud de niña mala, de adolescente pasada de vueltas, de princesa sin vergüenza que vive y actúa bajo la máxima “me da igual lo que penséis porque estoy por encima de todo”. Y lo cierto es que actualmente esta veinteañera nos sobrevuela a tanta distancia que a veces se permite el lujo de escupirnos –tal y como hizo su compi Justin Bieber a sus fans desde el balcón de un hotel–. Están hechos de la misma pasta, de esa con la que se hacen los objetos de mentira. 

Este producto de marketing con piernas está en su salsa, porque además todo lo que hace funciona. Yo ya estoy harta de verle las tetas y aún no la he oído cantar. Quiero creer que tiene un talento infinito, porque no se puede llegar tan arriba siendo un zapato, pero sus salidas de tono han aniquilado todo mi interés por intentar escuchar su música. La muy osada debe querer destronar a Lady Gaga o compararse con la mismísima Madonna (la gran, la primera, la única). Pero querida Miley, el carisma y la personalidad son cosas que no se pueden comprar. Y lamer martillos, actuar en pelotas o simular que practicas sexo en el escenario está muy lejos de eso que nunca tendrás. 

 

 

 

 

 

Más de este autor

La pureza y las mujeres

16 becas pero solo para jóvenes vírgenes. Así abre la noticia. Es el requisito que ha impuesto la alcaldesa de una localidad de Sudáfrica para otorgar becas escolares: la virginidad. Y yo me pregunto muchas cosas, entre ellas la siguiente: ¿Las toquetearán y les harán pruebas para comprobar que además de impuras no son mentirosas? La noticia no menciona edades, pero sí géneros, y una vez más es el nuestro, chicas, el que se lleva la palma. Así que ahí va otra pregunta: ¿Por qué se presupondrá que la pureza es solo cosa nuestra? A colación de la cuál me nace la siguiente: ¿Qué tendrá que ver la pureza con el sexo? ¿Y por qué sigue siendo el sexo tan problemático en más de medio mundo, por no decir en el mundo entero?

Opinión

Oda a las cosas

Le robo el título a Neruda porque el periódico que sostiene este hombre no es solo un periódico. Y él ya evocó algo parecido en su “Oda a las cosas”. Este periódico no es un periódico porque es un clavo al que agarrarse en mitad del precipicio, una luz tenue pero testaruda que llega hasta el fondo de un pozo muy hondo. Siempre me ha fascinado la manera que tenemos de restablecer la normalidad en medio de la destrucción; cómo pequeños detalles le sirven a uno para ascender a la superficie y respirar cuando parece que todo se acaba.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge Dioni López

Castillos de arena

«Nos gustaría pensar que los castillos de arena que escribimos son hermosos, únicos, que hay alguien observándolos con admiración y que también hay alguien que piensa en destruirlos»

Opinión