The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Más diálogo ¡por favor!

Partir de lo que nos une, no de lo que nos divide. Es la estrategia que sigue el papa Francisco. Y con el presidente Obama no iba a ser distinto. Han reído, han bromeado, pero sobre todo han hablado de inmigración y de lucha contra la desigualdad.

Partir de lo que nos une, no de lo que nos divide. Es la estrategia que sigue el papa Francisco. Y con el presidente Obama no iba a ser distinto. Más de cuarenta minutos reunidos, entre agentes disfrazados de turistas y sacerdotes, pero con pistola bajo sotana. Han reído, han bromeado, pero sobre todo han hablado de inmigración y de lucha contra la desigualdad, aunque el Vaticano no lo ha confirmado.

Que se reúnan los dos jefes de estados más populares del mundo y que además sintonicen y se sienten a buscar soluciones para los problemas del mundo, es una buena noticia. Ciertamente no tienen una tarea fácil, pero es un buen principio que coincidan en su ánimo de colaborar. El diálogo, o arte de pensar juntos, siempre ha sido inicio de grandes cambios positivos. Pero no es fácil encontrar buenos dialogantes, menos aún cuando se trata de intereses políticos y económicos. Confiemos en que Obama y Francisco puedan hacer algo por mejorar este mundo.

Recuerdo que los diálogos de Juan Pablo II influyeron mucho en la caída del muro de Berlín. Si habéis visto “Karol, el hombre que se convirtió en papa”, recordaréis sus grandes intervenciones en Polonia tanto en época nazi como en la comunista. Francisco también tiene esa capacidad. Lo que pasa es que ahora quizás la pobreza y la desigualdad social está más marcada aún que entonces. Y entran tantos intereses de empresas, personas y países que se trata de un asunto mucho más complejo.

Ojalá mas políticos tuvieran más presente esta idea de Willy Brandt: “No somos elegidos por Dios, sino por el electorado, por lo tanto, buscamos el diálogo con todos aquellos que ponen esfuerzo en esta democracia”… Más diálogo, por favor!

Más de este autor

Más en El Subjetivo