Carlos D. Lacaci

Matar al mensajero

Un país que no respete la libertad de opinión y la libertad de recibir o de comunicar informaciones o ideas, sin que pueda haber injerencia del poder, simplemente, niega el ejercicio de la Democracia.

Opinión

Matar al mensajero
Carlos D. Lacaci

Carlos D. Lacaci

Abogado y Consultor. El Derecho no puede verse influenciado por el favor, seducido por el poder, ni adulterado por el favor pecuniario.

Un país que no respete la libertad de opinión y la libertad de recibir o de comunicar informaciones o ideas, sin que pueda haber injerencia del poder, simplemente, niega el ejercicio de la Democracia.

En estos días hemos conocido el informe que ha realizado la ONG, Reporteros Sin Fronteras (RSF), sobre la libertad de información en el mundo durante el pasado año. La conclusión de dicho informe deja un balance muy desalentador: 2014 ha sido el año de una regresión brutal para la libertad de información. De los 180 países clasificados, más de la mitad tienen peores resultados que en 2013.

El informe que desarrolla cada año RSF, más que un simple ranking de los países analizados y su nivel de tolerancia para la libertad de prensa, es un termómetro clarividente que mide el grado de desarrollo o subdesarrollo político, social o económico, donde quedan reflejados algunos de los abusos de poder de estos Estados.

Si ven el último listado publicado, entre los países que figuran en los últimos lugares, encontramos el reflejo que capta la cámara de estos reporteros sin fronteras. En cada instantánea se reproduce no solo el peligro para cada uno de los periodistas y reporteros que intentan informar jugándose su propia vida, también queda reflejado el dolor, la persecución, la violación de los derechos de inocentes ciudadanos, oprimidos por dictadores o sistemas políticos opresivos.

La libertad de expresión se recoge y queda protegida en los principales convenios internacionales y, por tanto, también en las Constituciones de los Estados que garantizan este derecho fundamental. Un país que no respete la libertad de opinión y la libertad de recibir o de comunicar informaciones o ideas, sin que pueda haber injerencia del poder, simplemente, niega el ejercicio de la Democracia.

Hoy, las noticias no conocen distancias, viajan por la nube de este mundo digital y, con un simple clic, replican a los cinco continentes en tiempo casi real. Cuando se viola a una niña en Nigeria, cuando decapitan a un hombre en Irak o en Siria, cuando se persigue y encarcela a un estudiante en China, Corea del Norte, Venezuela o Cuba, cuando se intenta amordazar al que piensa diferente en cualquier país del mundo, se podrá matar al mensajero pero la noticia, llegará.

Para que no se mate al mensajero, defendamos la libertad de expresión.

Más de este autor

Tragedia y dolor en la carretera

Mientras el sábado Valencia culminaba su tradicional cremà, dando paso al nuevo año Fallero, un grupo de estudiantes extranjeros de Erasmus partían rumbo a Barcelona tras haber experimentado, seguramente por primera vez en sus vidas, esta tradicional fiesta española.

Opinión

En el Bosque del Recuerdo

Dejamos atrás una semana que incluye una fecha imposible de borrar, el once de marzo, no lo olvidaremos jamás. Hace doce años ya, pero sigue pareciendo que fue ayer. Cada año en el que el calendario se para en ese día del mes de marzo, la memoria colectiva se funde con los sentimientos individuales para llevarlos a un mismo lugar común: Tristeza.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19: THE TEMPEST

He calleth to me from Seir: Watchman, what of the night? Watchman, what of the night? The watchman said, The morning cometh, and also the night: if ye will enquire, enquire ye: return, come. Isaiah, 21: 11-12

Zibaldone

Anna Maria Iglesia

Los diarios de mujeres: confinamiento y transgresión

“Cuanto me alegra escapar, para venir a mi página libre” escribía Virginia Woolf el 9 de noviembre de 1939 en su diario, que había comenzado en 1915 y que redactaría hasta el final de sus días, hasta que el 28 de marzo de 1941 decidiera quitarse la vida en las aguas del río Ouse. Escrito […]

Zibaldone