Carmen Guitian

Matar en nombre de dios

Ni Jesucristo, Alá, Buda, Yahveh, Krisna o Shivá predican raptar y violar niñas, impongan el apartheid, inciten a degollar a aquellos que no pertenezcan a su fe, animen a crear campos de concentración, propongan expulsiones en masa y masacres permanentes.

Opinión

Matar en nombre de dios

Ni Jesucristo, Alá, Buda, Yahveh, Krisna o Shivá predican raptar y violar niñas, impongan el apartheid, inciten a degollar a aquellos que no pertenezcan a su fe, animen a crear campos de concentración, propongan expulsiones en masa y masacres permanentes.

No creo que ninguna religión tenga un dios que predique en sus enseñanzas matar, maltratar, extorsionar, despreciar o acosar a los demás.

Ni Jesucristo, Alá, Buda, Yahveh, Krisna o Shivá predican raptar y violar niñas, impongan el apartheid, inciten a degollar a aquellos que no pertenezcan a su fe, animen a crear campos de concentración, propongan expulsiones en masa y masacres permanentes.

Es únicamente el hombre, basándose en una errónea interpretación de la religión quien realiza tamañas atrocidades.

Si fuésemos capaces de respetar a aquellos que no tienen las mismas creencias que nosotros, no existirían la mayor parte de las guerras ni las masacres que las noticias nos comunican casi a diario. Y si estas no existieran las personas no tendrían que huir despavoridas de sus países, horrorizadas por la muerte que constantemente les acecha.

Hace unos días leí que si los países invirtieran el dinero destinado a atender a los miles de inmigrantes que llegan a las costas de la vieja Europa, para crear campos de refugiados, alimentar y dar servicios médicos a todos aquellos que deben abandonar su tierra para evitar una muerte segura, lo invirtiéramos en crear riqueza en sus países, fundar empresas que den puestos de trabajo y salarios justos, si las personas tuvieran un estado de bienestar en sus tierras, no tendrían que abandonarlas.

Pero lo más terrible es que si consiguiéramos dar a todos los seres humanos una vida digna en términos económicos, en un breve lapso de tiempo y en “nombre de dios”, los fanatismos religiosos acabarían con todo lo alcanzado.

¿Algún día el hombre descubrirá que dios, el dios en él que cada uno crea, debería hacernos más espirituales y comprensivos y menos fanáticos e intolerantes?

Creo que únicamente esto terminará con los miles de inmigrantes que, embarcados en maltrechos barcos o pateras, inundan nuestros océanos.

Más de este autor

No quiero envejecer

A Dorian le daba miedo envejecer, sabía que el paso de los años le arrebataría sus rasgos perfectos, su increíble belleza y la tersura de su piel.

Opinión

Yerno o suegro

Los Chiíes, representantes de aproximadamente el 10% de los fieles del profeta, creen que su sucesor es Ali, yerno del profeta.

Opinión

Más en El Subjetivo

David Mejía

Garzón y los juegos del hambre

«Lo peor de Venezuela no es la tiranía, sino la cleptocracia que ha arruinado a un país, literalmente adelgazándolo, mientras engordaba los bolsillos de una minoría, feliz de lucrarse con el hambre ajena»

Opinión

Andrea Fernández Benéitez

La derecha que se agota

«Una de las claves del que podría ser un cambio en los marcos ideológicos a nivel mundial es precisamente la enorme producción de ideas típicamente progresistas que han acompañado a los acontecimientos de los últimos años»

Opinión

Aloma Rodríguez

Haz como que los escuchamos

«El Consejo Estatal de Participación de la Infancia y de la Adolescencia, según lo desarrolla el BOE, se parece a esas visitas escolares a los parlamentos regionales o al Congreso: te dejan sentarte en los sillones, te enseñan dónde está el botón para votar y en el mejor de los casos hasta te ponen el micro»

Opinión