Cristian Campos

Mejor le dejamos lo de la violencia a los criminales

A veces fantaseo con soluciones sencillas a problemas complejos. Ya saben, con eso que los cuñados llaman “cuñadismo”. Es vox populi que a los problemas complejos les corresponden soluciones igualmente complejas y únicamente al alcance de unas pocas mentes privilegiadas iniciadas en los arcanos del embrollo padre. Y yo estoy de acuerdo con ello. Pero lo que me pide el cuerpo cuando dejo que mi troglodita interior prevalezca sobre ese barniz de socialización que llevo a cuestas es cortar por lo sano y que sea lo que Dios quiera.

Opinión

Mejor le dejamos lo de la violencia a los criminales
Cristian Campos

Cristian Campos

Periodista. Intentando distinguir desde 2000 las falsedades golosas de las verdades incómodas. El criterio, como el valor en el ejército, se le supone.

A veces fantaseo con soluciones sencillas a problemas complejos. Ya saben, con eso que los cuñados llaman “cuñadismo”. Es vox populi que a los problemas complejos les corresponden soluciones igualmente complejas y únicamente al alcance de unas pocas mentes privilegiadas iniciadas en los arcanos del embrollo padre. Y yo estoy de acuerdo con ello. Pero lo que me pide el cuerpo cuando dejo que mi troglodita interior prevalezca sobre ese barniz de socialización que llevo a cuestas es cortar por lo sano y que sea lo que Dios quiera.

Esta es la primera columna del año y la cosa anda relajada. Permítanme que fantasee entonces con lo que ocurriría si a los problemas provocados por las mafias de la droga se respondiera con la legalización de estas. Si a la violencia sexual masculina se respondiera con la castración química del tipejo en cuestión. Si a la crisis de refugiados se respondiera permitiendo la entrada sin límite de mujeres, niños y ancianos pero también con un filtro de agujero extraordinariamente fino para los hombres en edad militar. Si Occidente colonizara los estados fallidos, aquellos países que no sólo han demostrando repetidamente su incapacidad para gobernarse solos sino que han acabado por convertirse en un grave problema endémico para el resto de naciones del planeta. Si se respondiera con la deportación inmediata de todo aquel que, con la excusa de la religión o de cualquier otro tipo, trabaje por la subversión de los valores y la supresión de los derechos humanos vigentes en Occidente, entre ellos el de la igualdad de hombres y mujeres.

Todo esto son sólo desvaríos, por supuesto. Desvaríos de una inaceptable violencia. Porque la violencia jamás ha conseguido nada, ¿cierto? Es cierto que la violencia le ha permitido a las mafias de la droga arrasar naciones enteras, asesinar a decenas de miles de personas y envenenar a millones. Que miles de mujeres son violadas, forzadas y acosadas con violencia cada año. Que los derechos humanos sólo retroceden en aquellos barrios y ciudades en las que la violencia del Estado es más débil que la ejercida por los caciques religiosos locales. Que los Estados fallidos son pasto fácil para déspotas, psicópatas y asesinos de masas de toda calaña y condición. Todo eso es cierto. Pero ¿cómo vamos a responder a la violencia criminal con violencia legal? ¿Nos hemos vuelto locos?

Mejor le dejamos lo de la violencia extrema a nuestros enemigos, que parece que a ellos no les provoca ningún reparo moral ejercerla.

Más de este autor

No existen medicinas para las enfermedades imaginarias

Escribo esto el domingo 1-O y por lo tanto desconozco si Carles Puigdemont, Oriol Junqueras o cualquier otro espontáneo con mando en plaza, pongamos por caso Anna Gabriel, tiene pensado proclamar la independencia de Cataluña desde el balcón de la Generalitat o encaramado a un bolardo del Paseo de Gracia durante las próximas horas. Si eso no ha ocurrido en el momento en que lean esto, es posible que ocurra durante los próximos días. Todos los puentes están rotos en Cataluña y el sector independentista posibilista, si es que alguna vez ha existido, ha sido arrasado por el sector independentista mesiánico. Lo que suceda a partir de ahora está, en definitiva, en manos del azar. El aleteo de una mariposa en la India puede provocar un huracán en el Caribe y en Cataluña hay en estos momentos millones de mariposas aleteando con furia africana. 

Opinión

¡Qué escándalo! ¡Aquí se beben gintonics!

A Antonio Baños, periodista, músico y cabeza de lista de la CUP en las elecciones autonómicas de 2015, le fotografiaron el fin de semana pasado trasegando gintonics en la terraza del Hotel Casa Fuster, uno de los más lujosos de la ciudad, junto al teniente de alcalde podemita Jaume Asens y el presentador de TV y productor de radio Toni Soler. Todos ellos declaradamente independentistas. Las redes sociales no tardaron en hacer sangre de tan pigmeo acontecimiento y en acusar de hipócritas a los allí presentes.

Opinión

Más en El Subjetivo

Laura Fàbregas

¡Oh, Europa!

«’Parliament’ desnuda a españoles, italianos, ingleses o alemanes. Como en toda comedia, amplifica sus defectos de forma extrema. También los de la política europea.»

Opinión

Victoria Carvajal

De Wall Street al ‘Main Street’

«Para poder dar un verdadero vuelco al deterioro social y económico, Yellen necesita desbloquear cuanto antes el paquete de estímulo para reactivar la economía por valor de 900.000 millones de dólares, pero cuya aprobación que aún divide al Congreso»

Opinión

Jorge San Miguel

Mi vecino de abajo

«El rock progresivo es una cosa de tíos. De chicos blancos de la pequeña clase media suburbana de mediados del S. XX. Un mundo que se va, que se ha ido»

Opinión