María Jesús Espinosa de los Monteros

Memoria de pez

«La destrucción de nuestra concentración se asienta en el fomento -por parte de grandes compañías tecnológicas- de nuestra continua ansia de novedades»

Opinión Actualizado:

Memoria de pez
Foto: MOHAMED AZAKIR| Reuters
María Jesús Espinosa de los Monteros

María Jesús Espinosa de los Monteros

Apasionada de la radio, los podcasts, la literatura y el cine. Una vez hice una tesis doctoral sobre R. W. Fassbinder. También tengo dos Premios Ondas.

La histerización de la conversación pública llegó a cierto cénit esta semana cuando a la marcha (¿o es mejor decir huída?) de Juan Carlos I de España se le unió la deflagración portentosa y aterradora de Beirut tras la detonación de 2.750 toneladas de nitrato de amonio que propició una enorme bola de fuego al aire y generó una nube con forma de hongo y cuya onda se expandió también por todos los teléfonos móviles del mundo. Fue una explosión viral que bien podría parecer una metáfora exacta del 2020 que vivimos. 

En su libro La civilización de la memoria de pez. Pequeño tratado sobre el mercado de la atención (Alianza Editorial), el escritor Bruno Patino explica que la narración única ha desaparecido: «La tecnología y la conexión permiten a todos, instituciones e individuos, expresarse, reaccionar y comunicar. Difuminan la identidad de los participantes y destruyen la categoría de los relatos». De esta manera, en un magma digital entrópico se juntan encuestas rigurosas (no las del diario ABC a propósito de abandono del rey emérito), opiniones, testimonios, informaciones, análisis precisos y bromas que son deglutidos por el todopoderoso algoritmo que vomita después, en todas las redes sociales, su particular relato.

Como recuerda Patino, parafraseando a Thomas Jefferson, no existiría demasiado problema en admitir y tolerar errores y opiniones falsas si se dejara a la razón combatirlos. Pero tal posibilidad ya no existe: la destrucción de nuestra concentración se asienta en el fomento -por parte de grandes compañías tecnológicas- de nuestra continua ansia de novedades. Una codicia que, por tanto, cancela nuestra concentración.

¿Y qué relatos creamos como sociedades histéricas? Unos absolutamente desquiciados, naturalmente. Es lo que conocemos como conspiraciones: ¿ha sido la marcha del rey un plan urdido por un gobierno filocomunista que pretende acabar con la monarquía? ¿estaba Israel implicado en la explosión de Beirut? La retórica conspiracionista, explica Patino, siempre comienza con preguntas del estilo: «¿puede ser casualidad que…? ¿por qué nadie habla de…?». Huyan de esas informaciones, de esos contenidos. Conviértanse en detectives si hace falta. La probabilidad de que la conspiración se convierta en el relato icónico de nuestra época digital parece plausible: «(…) las creencias de cada cual acaban estructurando su propia realidad para convertirse en una verdad que creen compartida».

Más de este autor

Ha muerto el Cristo de Pasolini

«En un país convulso y terriblemente dañado por el ruido que nos acompaña, apenas ha habido espacio para recordar la vida de uno de los hombres más apasionantes de los últimos tiempos»

Opinión

Cancela que algo queda

«¿No es precisamente una de las cualidades del marketing su voluntad de epatar entre una audiencia acostumbrada a un ecosistema atiborrado de señales?»

Opinión

Más en El Subjetivo

Ferran Caballero

Prefiero el apocalipsis

«Deben convencernos de que esta vez no funcionarían las cosas que hasta ahora siempre han funcionado y que parecen muy de derechas y que ahora son necesarias medidas del todo innovadoras y sin precedentes, que en realidad se parecen sospechosamente a las medidas, de antiguo fracasadas, de sus antiguos y fracasados referentes ideológicos»

Opinión

Cristina Casabón

Curillas posmodernos

«Nos piden que adoptemos un imperativo moral basado en una ideología victimista para alcanzar la “justicia social”, sembrando prejuicios sobre la identidad intransferible de los individuos»

Opinión