Javi Dale

Mireia y Andy

Cuando, tras la muerte de Andy Warhol, Lou Reed y John Cale le dedicaron el disco ‘Songs for Drella’ no escribieron una canción titulada ‘Fame’, ni tampoco una titulada ‘Success’. Escribieron una canción titulada ‘Work’.

Opinión

Mireia y Andy
Javi Dale

Javi Dale

Periodista sin puerto. Pronórdico. Curioso compulsivo y amante de los saberes inútiles.

Cuando, tras la muerte de Andy Warhol, Lou Reed y John Cale le dedicaron el disco ‘Songs for Drella’ no escribieron una canción titulada ‘Fame’, ni tampoco una titulada ‘Success’. Escribieron una canción titulada ‘Work’.

Cuando, tras la muerte de Andy Warhol, Lou Reed y John Cale le dedicaron el disco ‘Songs for Drella’ no escribieron una canción titulada ‘Fame’, ni tampoco una titulada ‘Success’. Escribieron una canción titulada ‘Work’.

Mireia Belmonte cerró el domingo los Europeos de Natación con seis medallas, las dos últimas -oro en 200 mariposa y bronce en 400 libre- obtenidas en el brevísimo plazo de quince minutos. Precisamente quince. La nadadora disfruta ahora de sus quince–precisamente quince- warholianos minutos de fama.

Portadas de periódicos, entrevistas en radio y televisión, elogios en las redes sociales… Es ejemplo y su nombre se asocia a los altos valores del deporte, y hasta a la tan comentada -y denostada, casi a partes iguales- ‘Marca España’.

Y aquí es donde nos equivocamos. Porque no es ejemplo ahora. No sólo.
Dentro de dos, tres semanas, la catalana volverá a la piscina. Sin focos ni medallas en juego. Sin medios –en más de un sentido-. Y empezará a preparar el Mundial de 2015. Pocos contarán sus esfuerzos: las horas nadando, el duro trabajo físico y emocional. Nadie reparará en las renuncias que asume esta chica de 23 años vuelta profesional de la exigencia.

Y será entonces, cuando no lo contemos, cuando Mireia sea ejemplo de valores, y hasta de ‘Marca España’. Porque la lección que nos enseña sin que dediquemos tiempo a aprenderla es que el trabajo, el esfuerzo y la tenacidad son el camino hacia el éxito. El camino. No la garantía: el camino.

El objeto del éxito no son los warholianos quince minutos de fama. Ni siquiera es ganar: es trabajar por la victoria. Que es precisamente lo que Mireia estará haciendo cuando el público se centre en el brillo de la próxima ‘pop star’.

Warhol también dijo: “Work. All that matters is work”.

Más de este autor

Trabajos de amor perversos

“Todo tiene que ver con una mujer”, dijo el presidente de Chipre Nicos Anastasiades a colación del secuestro del avión de EgyptAir que cubría la ruta entre Alejandría y El Cairo y que se desvió a Larnaca. Una declaración, según se tome, de auténtico ‘crack’. De auténtico ‘crack’ neuronal, quiero decir: sostener, aunque sea con sorna, que una mujer o el amor –cielos, el amor- tienen que ver con el secuestro implica una ceguera importante.

Opinión

Barbarie y sinrazón

Sí, barbarie y sinrazón. Y también demencial y trágico. El diccionario está lleno de palabras desgastadas de sentido y que aplicamos como un mantra –también podríamos usar horror- cada vez que, como hoy en Bruselas, el terrorismo de raíz fundamentalista golpea una parte del mundo. Y particularmente si es Europa, claro. El manual del calificativo, supongo, nos consuela de algún modo: es ira, pero es controlada. Es condena –enérgica, claro, que no está de más subrayar lo evidente-, pero es a su vez calma. Son palabras, en suma, cada vez más vacuas. Infoxicadas. También como estas que leen.

Opinión

Más en El Subjetivo

Joseba Louzao

Hablando como adultos

«No necesitamos que haya nuevas elecciones para que tengamos la oportunidad de castigar a los políticos irresponsables y a los técnicos disfrazados de enfáticos emisarios del gobierno»

Opinión

Juan Manuel Bellver

Hotel, dulce hotel

«Hemos sido durante unas breves horas rockeros canallas en el Château Marmont de Los Ángeles, espías de la Guerra Fría en el Adlon berlinés, guiris lost in traslation en el Park Hyatt de Tokio»

Opinión