Lea Vélez

Misterios como ballenas

La multitud trata de salvar a cientos de ballenas varadas. Las rocían con agua, las acompañan. Algunas salen a flote, pero vuelven a vararse, incapaces de separarse de su manada. Los voluntarios las cuidan hasta la muerte. La escena parte el corazón. El reportero no aclara qué les pasa a los cetáceos y despacha la noticia con las frases de siempre: “quizá el sonar de algún barco las confunde” “quizá huyen de un tiburón” "es todo un misterio". Me doy cuenta de que estas escenas de muerte de ballenas y delfines siempre me han afectado y me propongo resolver el enigma. ¿Por qué encallan las ballenas? Descubro que los océanos están llenos de contaminación acústica por maniobras militares, perforaciones petrolíferas, fracking, pesca de arrastre y bombazos. Tras mucha lectura, doy con una web de ciencia que menciona de pasada la teoría de que los animales marinos sufran del mal del buceador. La cosa me deja muy sorprendida y aún más interesada. ¿Las ballenas sufren la descompresión? ¿Es esto posible? ¿60.000 millones de años de evolución no las han curado de tener que ascender despacito, como cualquier turista en el Caribe con aletas y escafandra? Mi curiosidad aumenta y es satisfecha. Leo sobre los trabajos de investigación de un catedrático de patología animal, el español Antonio Fernández, y su equipo de la universidad de Las Palmas. Fueron los primeros en documentar el mal del buceador en un grupo de ballenas de pico que aparecieron muertas en una playa de Canarias pocas horas después de que la Marina realizará maniobras militares submarinas. A raíz de sus investigaciones y de su increíble descubrimiento, el parlamento europeo prohibió los sónares militares en las aguas en las que viven estos animales. Desde que entró en vigor la prohibición, en el año 2004, no se han producido más incidentes de ballenas de pico varadas en nuestras playas. Es posible que nunca sepamos la causa exacta del encallamiento de tanta ballena australiana, pero yo apuesto todas mis fichas a que la culpa la tienen el hombre y sus juegos de guerra y pienso en el cohete de Kin-Jong-un estallando en el mar de Japón y en los animales muertos que estarán llegando hoy a alguna playa lejana y en algún periodista, junto al cadáver, diciendo: "nadie entiende nada. Es todo un misterio".

Opinión Actualizado:

Misterios como ballenas
Lea Vélez

Lea Vélez

Lea Vélez es escritora. Su novela más reciente es “La sonrisa de los pájaros” (2019). Es autora también del ensayo literario "La Olivetti, la espía y el loro" (2017) y de la novela "Nuestra casa en el árbol" (2017)".

La multitud trata de salvar a cientos de ballenas varadas. Las rocían con agua, las acompañan. Algunas salen a flote, pero vuelven a vararse, incapaces de separarse de su manada. Los voluntarios las cuidan hasta la muerte. La escena parte el corazón. El reportero no aclara qué les pasa a los cetáceos y despacha la noticia con las frases de siempre: “quizá el sonar de algún barco las confunde” “quizá huyen de un tiburón” «es todo un misterio».  Me doy cuenta de que estas escenas de muerte de ballenas y delfines siempre me han afectado y me propongo resolver el enigma. ¿Por qué encallan las ballenas? Descubro que los océanos están llenos de contaminación acústica por maniobras militares, perforaciones petrolíferas, fracking, pesca de arrastre y bombazos. Tras mucha lectura, doy con una web de ciencia que menciona de pasada la teoría de que los animales marinos sufran del mal del buceador. La cosa me deja muy sorprendida y aún más interesada. ¿Las ballenas sufren la descompresión? ¿Es esto posible? ¿60.000 millones de años de evolución no las han curado de tener que ascender despacito, como cualquier turista en el Caribe con aletas y escafandra? Mi curiosidad aumenta y es satisfecha. Leo sobre los trabajos de investigación de un catedrático de patología animal, el español Antonio Fernández, y su equipo de la universidad de Las Palmas. Fueron los primeros en documentar el mal del buceador en un grupo de ballenas de pico que aparecieron muertas en una playa de Canarias pocas horas después de que la Marina realizará maniobras militares submarinas. A raíz de sus investigaciones y de su increíble descubrimiento, el parlamento europeo prohibió los sónares militares en las aguas en las que viven estos animales. Desde que entró en vigor la prohibición, en el año 2004, no se han producido más incidentes de ballenas de pico varadas en nuestras playas. Es posible que nunca sepamos la causa exacta del encallamiento de tanta ballena australiana, pero yo apuesto todas mis fichas a que la culpa la tienen el hombre y sus juegos de guerra y pienso en el cohete de Kin-Jong-un estallando en el mar de Japón y en los animales muertos que estarán llegando hoy a alguna playa lejana y en algún periodista, junto al cadáver, diciendo: «nadie entiende nada. Es todo un misterio».

Más de este autor

El ala oeste del feminismo

«Quiero que las mujeres dejen de estar al servicio de sus parejas, de sus jefes y, también, del puñetero guionista de ficción»

Opinión

Más en El Subjetivo

Guillermo Garabito

No molestar

«A uno le gusta el interior de los hoteles como le gusta el interior de las historias. Por ellos va pasando la vida y sólo se necesita estar ahí, desayunando o merendando, para tomar nota»

No Category -

Jordi Bernal

Comité de expertos

«Tal como han ido las cosas, sería hasta comprensible que en diez días el ministro Illa se presente puntual a su comparecencia ante los medios acompañado por un grupo alborotado de simpáticos chimpancés con batas blancas»

Opinión

Aloma Rodríguez

La invención del cine

«Lo que los Lumière inventaron y lo que echamos de menos ahora no son solo las películas, sino esa especie de rito laico e individual que, en cambio, funciona en conjunto, o funciona también en conjunto»

Opinión